AFTEROFFICE
culturas

Esta banda lleva el ritmo en las venas

Integrada por niños y jóvenes, la gran banda de alientos de Pavel Loaria hará su debut en el Festival Lunario Big Band. Ellos han encontrado otro tipo de disfrute, sonar en conjunto les llena y emociona.
Lizbeth Hernández
21 agosto 2016 21:46 Última actualización 22 agosto 2016 5:0
La Big Band Pavel Loaría ensaya en el Centro de Artes Musicales José María Figuel, en la colonia Obrera. (Especial)

La Big Band Pavel Loaría ensaya en el Centro de Artes Musicales José María Figuel, en la colonia Obrera. (Especial)

Los juegos y el entretenimiento habitual fueron desplazados por la melodía. La emoción de formar parte de la Big Band Jazz Pavel Loaria, para ellos, es mucho más importante que salir a cazar pokémones. Han encontrado otro tipo de disfrute, sonar en conjunto les llena y emociona. Se preparan para ofrecer su primer concierto el 28 de agosto en el Lunario del Auditorio Nacional, en punto de las 13:00 horas.

El causante de reunir a niños y jóvenes entusiastas de entre 7 y 21 años, que en cuatro meses están listos para ofrecer un recital, es Pavel Loaria. Con 14 años involucrado en este mundo, es el fundador de la gran banda que lleva su nombre, fue saxofonista durante nueve años de la Big Band Jazz de México, lidera Saxon Cuarteto y dirige el grupo Elástico World Beat.

En febrero, Loaria regresó de un diplomado en The Juilliard School of Music, en NY, influido por el trabajo de Vincent Gardner (con quien tocó en el Lincoln Center). Éste lo invitó a escuchar a su banda, integrada por niños de entre 9 y 15 años, y regresó a casa decidido a emprender su propia búsqueda, la de encontrar talentos y conformar su propia agrupación.

Después de sortear un mar de negativas de apoyo, emprendió su propia odisea. “Cuando les hablaba a los papás de los niños para comentarles sobre el proyecto, pensaban que les quería ofrecer una tarjeta de crédito y me colgaban”, recuerda.

Con su decisión como principal arma no paró hasta crear un pequeño grupo que, al correrse la voz, terminó por convocar a 21 chicos. La formación es de 18, pero se generó mucho interés.

Buscó el auspicio de diversas autoridades, pero las puertas no se abrieron, así que todo lo pagó de su bolsa. Los ensayos eran en parques públicos, con atriles y sillas pagadas por el propio Loaria; lo único que no decayó fueron las ganas de consolidar el proyecto.

“Lo que le trato de transmitir a los chicos es que el trabajo en equipo nos puede ayudar a cambiar y mejorar. Mi labor no sólo es musical, también les enseño que con disciplina podemos lograr cosas increíbles como ésta”, comenta el director, quien tiene una regla de oro que le transmite a sus alumnos: “estudiar, venir a los ensayos y echarle ganas son los únicos requerimientos para permanecer”.

El músico destaca que su única intención es compartir su conocimiento para mejorar, desde sus posibilidades, al país. “Ojalá al menos con estos chicos pueda sensibilizar sobre lo mucho que se necesita y el gran talento que hay, lo importante aquí es la música, no lo que se ha invertido”.

La Big Band Pavel Loaría ensaya en el Centro de Artes Musicales José María Figuel, en la colonia Obrera, que pertenece a la Fundación de Artes Musicales de Tijuana, institución de la cual Loaria es el director en la Ciudad de México.

En el recital que ofrecerán en el Lunario del Auditorio Nacional, los chicos tocarán, entre otros temas, soundtracks de las cintas Toy Story, La Bella y la Bestia, Batman y Los Aristogatos. El precio del boleto tiene un costo de 345 pesos en Ticketmaster.

PRÓXIMA PARADA: NUEVA YORK
Como miembro de Saxon Cuarteto, Loaria se presentará próximamente en el Carnegie Hall. La fecha, contemplada para este año, está aún por definirse. En noviembre, adelanta, los miembros del ensamble darán una master class en Berklee y ya preparan el lanzamiento de su tercer disco, en el que participan el flautista Horacio Franco y la cantante de ópera Mónica Abrego, además de los músicos Ernesto Anaya y Oscar Stagnaro.

De igual manera, en septiembre van a Chicago a ofrecer un concierto por las fiestas patrias y se presentarán en el Centro de Estudios para Extranjeros.

“El ensamble está más enfocado a la música de cámara, pero decidimos mezclarla con obras tradicionales y luego con piezas folclóricas de otros países, eso nos ha abierto otras puertas”, concluye el director.

>