AFTEROFFICE
culturas

Esculturas de Soriano adornan plaza de la ONU 

Entre transeúntes, bicicletas, paseantes que se detienen a comer el almuerzo, las obras "Pájaro de dos caras", "Pájaro III" y "Paloma de bronce" del escultor Juan Soriano se alzan imponentes con el paisaje urbano en la Plaza Dag Hammarskjöld de Nueva York.
Redacción
05 noviembre 2014 14:56 Última actualización 05 noviembre 2014 15:12
Las esculturas permanecerán en la Plaza Dag Hammarskjöld, de Manhattan, Nueva York, hasta el 30 de abril de 2015. (Cortesía Conaculta)

Las esculturas permanecerán en la Plaza Dag Hammarskjöld, de Manhattan, Nueva York, hasta el 30 de abril de 2015. (Cortesía Conaculta)

NUEVA YORK.- Las esculturas Pájaro de dos caras, Pájaro III y Paloma de bronce, del artista Juan Soriano, se exhiben desde el pasado 30 de octubre en la Plaza de la Organización de las Naciones Unidas, ubicada en la calle 47, en la bulliciosa Plaza Dag Hammarskjöld, nombrada así en honor del diplomático sueco condecorado con el Premio Nobel de la Paz 1961.

Entre transeúntes, bicicletas, paseantes que se detienen a comer el almuerzo, las esculturas de Soriano se alzan imponentes con el paisaje urbano. Durante la inauguración, Marek Keller, compañero de Juan Soriano y presidente de la Fundación Juan Soriano y Marek Keller, manifestó su satisfacción de que este proyecto conjuntara el esfuerzo interinstitucional de autoridades mexicanas y estadounidenses.

“Es una manera de poner a Juan Soriano, a través de su obra, nuevamente en contacto con el público, y digo esto porque aquí las personas pueden tocar sus esculturas, sacarse fotos, hacerlas parte de su rutina diaria. Puedo decir que no había nada más gratificante para él que ver esa interacción de la gente con su trabajo”. Mencionó que para el escultor la ciudad de Nueva York fue siempre muy importante y disfrutaba mucho de viajar a esta urbe y de exhibir aquí.

“Sin embargo algo de esta importancia, con esculturas monumentales suyas en una plaza pública es la primera vez. Fue un proceso de más de año y medio para cristalizar este sueño, mismo que pudo hacerse realidad gracias a la colaboración de las instituciones de ambos países. Ojalá esta exhibición sirva de puente para que más obras de artistas mexicanos puedan ser conocidas aquí”.

Las esculturas permanecerán en la Plaza Dag Hammarskjöld, de Manhattan, Nueva York, hasta el 30 de abril de 2015.