AFTEROFFICE
deportes

Escocia y su rezago estructural en el golf

Escocia, cuna del golf, ha sido relegada por falta de infraestructura correcta y apoyo a sus jugadores, después de dominar durante varios años el US y British Open. Abruptamente perdió la fórmula para triunfar.
Alain Arenas
15 junio 2016 21:57 Última actualización 16 junio 2016 5:0
La ausencia de escoceses en entre los mejores exponentes contrasta con el aumento de los estadounidenses. (AP)

La ausencia de escoceses en entre los mejores exponentes contrasta con el aumento de los estadounidenses. (AP)

Cuando se inventó el golf reglamentado corría el año de 1457 en Edimburgo, Escocia, aunque en aquel entonces era un deporte practicado por el pueblo y repudiado por la nobleza, según comenta Ian Gardner, escocés y miembro organizador de los torneos que se realizan en México. Tardó más de 400 años para que se disputara por primera ocasión el British Open y casi 450 para que se estrenara el US Open.

De las primeras 16 ediciones del abierto estadounidense, 12 las ganaron los escoceses. Pero abruptamente perdieron la fórmula para triunfar. Desde 1910 sólo dos más (Willie Mac-farlane en 1925 y Tommy Armour en 1927) festejaron la victoria en la justa. Actualmente no hay ninguno entre los mejores 10 golfistas del mundo y Russell Knox, número 25, es el mejor clasificado en el ranking de la PGA.

“Hace 30 estuve años vivía en Escocia, era parte del equipo de la Universidad de Glasgow. Me di cuenta que nuestro impulso bajó por varios factores. Somos una pequeña población (5 millones 347 mil habitantes, según el censo de 2014), las condiciones a lo largo del año no era óptimas para practicar debido al viento y la nieve en el invierno, tampoco había impulso por parte de la Asociación de golf en cuanto a la promoción de torneos, no hay apoyos para los jugadores y la mayoría de los campos no cuentan con la infraestructura adecuada. Actualmente eso ha ido cambiando, hay un poco más de impulso, pero es reciente”, relata Gardner.

La ausencia de escoceses en entre los mejores exponentes contrasta con el aumento de los estadounidenses. De los 100 mejores golfistas, 45 nacieron en la Unión Americana. Y de los últimos 100 ganadores del US Open, 77 han sido locales.

“Estados Unidos es la primera potencia actualmente y eso no va a cambiar en un futuro cercano. Además de que cuentan con campos públicos, en sus universidades tienen programa de golf y muchos estudiantes lo practican para cubrir sus asignaturas atléticas. Algunos colegios los becan y luego estos mismos estudiantes pasan al profesionalismo”, comenta Gustavo Fillol Day, periodista de la cadena ESPN y especialista en la disciplina.

Gardner agrega que si bien en Escocia también la mayoría de los campos son públicos, la práctica ha tenido un rol recreativo para la población. Contrario a lo que pasa en Estados Unidos, debido a que además de los programas colegiales, también existen varios torneos para los jugadores amateurs.

“Hay deportes que se han globalizado y el golf pertenece a este grupo. Es una disciplina que se practica en todo el mundo a un alto nivel. No es como antes que el mejor estaba en Saint Andrews, de Escocia, o en los campos de Inglaterra. Ahora el nivel de los jugadores también ha subido y ya no necesariamente son escoceses los mejores del circuito”, agrega Fillol Day.

Pero que no haya escoceses en los primeros planos del ranking del PGA no significa que han dejado de ganar. Un ejemplo es Colin Montgomerie, quien se adjudicó 37 torneos en el European Tour (segundo mejor circuito mundial, por debajo del PGA) y también obtuvo ocho ocasiones la Orden del Mérito (1993-1999 y 2005), galardón que se le da al golfista del tour europeo que más ganancias recolectó a lo largo del año.

PIERDEN PROTAGONISMO
Que un país Invente un deporte, no significa que pueda mantener la hegemonía en la disciplina. Los ingleses son ejemplo de ello con el cricket, rugby y futbol, disciplinas en las que sólo han podido ganar un campeonato mundial en las últimos dos (2003 y 1966, respectivamente).

“Si midiéramos a los creadores de los deportes como los mejores del mundo, no encontraríamos muchos casos, acaso Estados Unidos con el futbol americano y basquetbol. El mundo globalizado ha hecho que esto no sea posible. El ejemplo claro es Lorena Ochoa, quien dominó el ranking de la Asociación de Mujeres Golfistas Profesionales (LPGA, por sus siglas en inglés) muchos años y México es un país joven en cuestiones de golf, apenas lo ha practicado alrededor de 150 años, Caso contrario al de Escocia, que tiene más de 600 años de jugarlo”, afirma Esteban Galván, periodista que trabaja con la Federación Mexicana de Golf.