AFTEROFFICE
deportes

Equitación mexicana, en pos de superarse

Los Juegos Panamericanos de Toronto 2015 están a cinco meses de distancia y el proceso para conformar la Selección mexicana ya fue echado a andar. Nicolás Pizarro, jinete nacional y atleta olímpico, aseguró que este deporte no es un pasatiempo, que se necesita hacer sacrificios para conseguir un desempeño óptimo.
Domingo Aguilar Mendiola
09 febrero 2015 23:56 Última actualización 10 febrero 2015 5:0
El objetivo final son los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016. (Cortesía)

El objetivo final son los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016. (Cortesía)

La Selección mexicana de salto ecuestre que se presentará en los Juegos Panamericanos cumplió su primera etapa de integración tras el Concurso de Salto Internacional que se llevó a cabo en Avándaro, Estado de México. Nicolás Pizarro, jinete nacional, aseguró que este deporte no es un pasatiempo, que se necesita hacer sacrificios para conseguir un desempeño óptimo y que deben aprender de los errores que se cometieron en Veracruz 2014.

“En los Centroamericanos no sé qué cosa rara pasó, no hay justificación. Rescatamos en salto la medalla de oro el último día, adiestramiento estuvo sensacional y prueba completa. ¿Qué pasó con salto? Yo que monté por más de 40 años no podría explicarlo, simplemente fue una muy mala semana para los jinetes y el resultado no fue malo, fue pésimo”, comenta Juan Manuel Cossio Vásquez, presidente de la Federación Ecuestre Mexicana.

Existe una costumbre por conseguir actuaciones destacadas y el dirigente asegura que esto se debe al apoyo de la Conade, del Comité Olímpico Mexicano y de la Secretaría de la Defensa Nacional. El buen estado de la disciplina en México se confirma con la constante organización de eventos.

“Hay una relación muy buena con la Federación Ecuestre Internacional. En 2014 se consiguió un CSI (Concurso de Salto Internacional) de cuatro estrellas, se hizo en Jalapa, el cual tenía 23 años de no realizarse en el país (regresa el 26 de abril). Hace dos años hicimos el mundial infantil y como fue realmente un éxito se nos dio de nuevo; es muy difícil que se le otorgue a alguien dos veces en tres años”, explica el federativo, quien se encargó de premiar a los ganadores infantiles del CSI el pasado 25 de enero en Avándaro.

Juan Pablo Gaspar se proclamó campeón infantil mundial en 2014 y en la edición de este año, celebrada dentro del marco de la Triple Copa Scappino, fue Eugenia García quien terminó en lo más alto del podio, mientras Ana Sofía Albán acabó en tercero. El futuro mexicano de la prueba está en formación y se encuentra con una estructura en crecimiento, según el atleta olímpico Nicolás Pizarro.

El hombre que en lomos de “Crossing Jordan” compitió en los Juegos de Londres 2012 dice que los eventos del deporte en suelo nacional “le dan una actividad económica gigantesca y gran publicidad. Cada vez se ven más los concursos y se sabe de su importancia y tamaño. Las marcas que se acercan crean un ambiente económico que no se limita a la competencia”, destaca Pizarro.

Los Juegos Panamericanos de Toronto 2015 están exactamente a cinco meses de distancia y el proceso para conformar la Selección mexicana ya fue echado a andar. La delegación para este deporte se definirá con una competencia en Calgary, Canadá (el 7 de junio), que será el torneo previo al único CSI de cinco estrellas en el año. Rodrigo Lambre, Paola Amilibia y José Antonio Chedraui son los representantes nacionales que obtuvieron en Avándaro el aval para competir en estas justas.

El objetivo final son los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016. La monta no es una actividad que se quede en hobby y Nicolás Pizarro es un ejemplo del esfuerzo que se necesita para mantenerse como deportista de alto nivel. “Estaré los primeros tres meses del año en Estados Unidos (Wellington), donde se preparan todos los que nos ganaron (en Centroamericanos) para poder subir el nivel”, comparte el jinete mexicano.