AFTEROFFICE
culturas

Enrique, el hermano que revive a Eugenio

Eugenio Toussaint ha vuelto a dirigir. Está en el podio. Enrique, el segundo de los cuatro hermanos Toussaint dio forma a su nuevo disco "En el camino blanco", en el que rescata una de las sesiones sinfónicas del grupo Sacbé.
María Eugenia Sevilla
23 febrero 2016 21:8 Última actualización 24 febrero 2016 5:0
Juntos de nuevo. Eugenio (izq.) y su hermano Enrique (der.) reúnen sus talentos más allá de la muerte, a través de un disco singular. (Cortesía)

Juntos de nuevo. Eugenio (izq.) y su hermano Enrique (der.) reúnen sus talentos más allá de la muerte, a través de un disco singular. (Cortesía)

Eugenio Toussaint ha vuelto a dirigir. Está en el podio. Pero frente a él ya no aguardan los 80 músicos de la orquesta listos para volcarse en la interpretación de alguna de sus grandes obras. Ese ritual que se vivió en distintas salas de concierto del país sin que quedara otro registro que el de la memoria, ha vuelto a celebrarse -cosa increíble- tras su muerte hace cinco años.

Sucede que una de aquellas sesiones sinfónicas fue videograbada, y Enrique, el segundo de los cuatro hermanos Toussaint, decidió rescatarla, aunque con un twist: “Quité a la orquesta”. Los movimientos del concertador son materializados, en vez, por el sonido vibrante de una única guitarra eléctrica.

Este es sólo uno de los experimentos musicales que conforman un álbum singular. El segundo que el bajista se lanza a editar bajo su nombre en 42 años de carrera musical (y otros 170 discos como acompañante). Lo ha llamado En el camino blanco, jugando con la traducción al español de la voz maya sacbé, aquella que dio nombre al grupo que hizo historia en el jazz mexicano desde los años 70, con el talento de los Toussaint.

A través de un trabajo quirúrgico, de mucho laboratorio de audio, “pero sobre todo del corazón”, Eugenio ha vuelto a tocar también. Su hermano recorta el sonido de su piano, lo desincrusta de sus grabaciones originales -algunas inéditas- y lo encaja en otras, poniéndolo a interactuar con músicos distintos otra vez, por primera vez.

PRESENTACIÓN
El CD tendrá dos presentaciones: 27 de febrero, a las 18:00 horas, en el Bar New Orleans, y 2 de marzo, a las 18:00 horas, en la Fonoteca Nacional.


Si no tendrá Enrique maestría en el oficio de mantener viva la música, al trabajar desde hace 31 años como parte de la orquesta de Paul Anka. Cada noche, por cinco meses al año, toca las mismas canciones de siempre (My Way, Put Your Head On My Shoulder…), pero siempre refrescadas por nuevos arreglos.

Por eso vive en Minnesota, donde Eugenio llegó a grabar con él. Recuerda Enrique que toda una sesión entre ellos, completita, se perdió. Lo que sí quedó registrado en los archivos digitales fueron los datos midi, que conservan el trazo de lo que Eugenio tocó al piano en aquela ocasión. Un molde de unos y ceros que el arreglista se dio a la tarea de volver a llenar con el sonido de un sintetizador. “Me quedé con la cosa de que eso debería escucharse”.

Cada una de las canciones revividas en este disco, que será presentado en México en días próximos, tiene una historia curiosa. Son todas obras compuestas por el mayor de los Toussaint, y las favoritas de Enrique: Pinot Noir, Iztaccíhiuatl, Salón Colonia, y algunas inéditas, como Amazonia.

Las arregló con ingenio, pero principalmente con cariño. En esta grabación participan también sus hermanos Fernando y Cecilia, otros músicos que formaron pare de Sacbé, como el saxofonista Jon Crosse, y amigos de alma y de escena como el cantante brasileño Ivan Lins, entre otros.

Eugenio vuelve a vivir en este CD, el segundo de Enrique. Es más un homenaje familiar que una despedida. “Nunca me voy a despedir. Sólo lo estoy volviendo a visitar con esa música que nos hizo tan felices. Siempre pasa por aquí a rozarnos. No lo voy a dejar ir”.