AFTEROFFICE
REFLECTOR

En México, los actores viejos están devalulados: Héctor Bonilla

Aunque participa en varios proyectos, Héctor Bonilla asegura que el oficio de actor "devalúa tanto el ser humano a medida que envejece”.
Rosario Reyes
20 junio 2014 19:2 Última actualización 22 junio 2014 5:0
Héctor Bonilla asegura que el oficio de actor devalúa al ser humano en la medida que envejece. (Archivo)

Héctor Bonilla asegura que el oficio de actor devalúa al ser humano en la medida que envejece. (Archivo)

A sus 75 años, el primer actor Héctor Bonilla sigue trabajando en varios proyectos a la vez, un ritmo que ha mantenido a lo largo de su trayectoria porque, a cierta edad, dice, no queda de otra:

“Hay dos sopas, y la de fideo ya se acabó”, comenta en tono de broma. “Es necesario, sobre todo en este oficio en el que se devalúa tanto el ser humano a medida que envejece”.

La experiencia trae reconocimiento, aunque, afirma en entrevista, en este país es bastante escaso.

“Hay muchos actores de edad que en Europa, Estados Unidos, por mencionar algo, tienen un lugar muy especial; pero aquí es difícil, por eso hay tanta gente que yo íntimamente no critico, que se estiran la cara, se pintan las canas, porque de eso comen”.

Abrumado por el exceso de trabajo y “haciendo un esfuerzo sobrehumano”, pues también ensaya La fierecilla domada, graba una telenovela y retoma la temporada de Almacenados. 

Héctor Bonilla aceptó participar, como invitado especial, en un proyecto más: el montaje de cabaret Doce dioses en pugna, que aborda la eterna discusión entre el bien y el mal y la manipulación de las religiones.

En ella, los dioses que rigen el universo deciden bajar a la Tierra para recuperar la devoción de los humanos, de un modo democrático, excepto Buda, cuyo súperpoder es no desear. Se abre así un debate entre Jesucristo, Mahoma, Zaratustra, Coyolxauhqui, Zeus, Maradona y algunos invitados.

El trascendental encuentro sólo podría darse en las mentes de Las Reinas Chulas, cuyo primer trabajo en coautoría con Fernando Rivera Calderón dio como resultado esta parodia al drama de Reginald Rose, 12 Hombres en pugna, obra que en México ha tenido entre sus protagonistas a Héctor Bonilla.

En esta puesta en escena interpreta a un Zaratustra que invoca al súper hombre entre cocteles de ron. Precisamente con la obra Zaratustra, de Alejandro Jodorowski, Bonilla marcó un hito en 1970, al hacer el primer desnudo masculino en escena.

El actor aceptó el rol, pese a su apretada agenda, dice, como un gesto más de su zoon politikon, ya que, asegura, siempre busca que en su trabajo que esté implícito un compromiso.

“Yo pienso siempre en el aspecto político: todos somos políticos y siempre al abordar un trabajo se tiene una actitud política. Yo creo que la denuncia y el rigor son muy importantes, por eso en cada cosa que hago quiero que haya un dejo de congruencia. Urge lo bien hecho en este país, porque nuestra catástrofe es la falta de congruencia”.