AFTEROFFICE
BUENA VIDA

En la forma del giro
se halla la distinción

La corbata es una de las prendas con mayor distinción en la moda masculina, por ello, deben ser bien utilizadas. El asesor de moda VIP de Saks Fifth Avenue en Santa Fe Ubaldo Torres menciona algunas reglas para saber portarlas.
Ruth Martín
08 abril 2014 22:16 Última actualización 09 abril 2014 16:4
La corbata, una de las prendas más importantes en el vestir masculino. (Cortesía)

La corbata, una de las prendas más importantes en el vestir masculino. (Cortesía)

Un estudio de dos científicos de la Universidad de Cambridge descubría que existen 85 maneras diferentes de anudarse una corbata, una cifra que se incrementa a 177 mil 147 si se tiene en cuenta lo aportado por el Real Instituto de Tecnología de Estocolmo. Todo partió, por increíble que parezca, de la corbata que en la cinta The Matrix Reloaded lucía el villano Merovingio, un nudo tan peculiar que captó la atención del equipo del sueco Vejdemo-Johansson.

Que un elemento del vestir masculino sea objeto de trabajos como estos dice mucho de la importancia de esta prenda en la imagen de los caballeros hoy en día. Según el estudio sueco, los tres movimientos que se pueden hacer con una corbata pueden combinarse entre sí hasta 11 veces, de ahí que las normas de etiqueta hayan cambiado en las últimas décadas.

El asesor de moda VIP del Club de Caballeros de Saks Fifth Avenue en Santa Fe, Ubaldo Torres Aguilar, ofrece una visión de las tendencias para la temporada.

“Lo primero que un hombre debe hacer al elegir una corbata es atender a su color de piel y su complexión física. Las pieles más claras admiten unos tonos más vivos, mientras que las más oscuras encajan mejor con tonos más terrosos. La forma de la cara, el cuello y el torso no sólo van a determinar qué tipo de corbata ha de elegirse, también con qué tipo de cuello de camisa combina. Aquí no importan las tendencias”, explica Torres Aguilar.

Históricamente la corbata nació como una prenda con la que los soldados croatas reclutados durante el reinado de Luis XIII se protegían del frío. Se dice incluso que el término "corbata" es una deformación de la palabra croata de aquel momento. En el reinado de Luis XIV la corbata comenzó a adornar los cuellos de los nobles, en múltiples y lujosos formatos, y de ahí se extendió por toda Europa, siendo ricos y dandys quienes la lucían. La llegada de la Revolución Industrial trajo consigo la llamada régate, más funcional, más larga y estrecha, que sentó las bases de la prenda actual. En 1926, Jesse Langsdorf tuvo la idea de cortar la tela de manera diagonal, confeccionándola en tres partes: había nacido la versión moderna.

“Hoy los eventos ya no condicionan tanto la elección del look, es el propio gusto del cliente y la sensación de comodidad la que dicta las reglas de las nuevas etiquetas. Cualquiera de las versiones de corbatas y cuellos de camisa pueden elegirse para el día a día o para eventos más formales, si se saben combinar los elementos”, añade Torres Aguilar. Eso sí, subraya una regla básica: “la corbata debe cubrir toda la botonadura de la camisa, dejar a la vista el cinturón y su anchura se debe corresponder con la medida de la solapa”.

Eldredge es el nombre del nudo de grandes dimensiones que empieza a sonar con fuerza en los escenarios de la moda. Poco extendido todavía, sólo unos pocos se atreven a llevarlo. En México, cuatro siguen siendo las variantes de nudos más extendidas, y que como confirman, manejan los clientes de Saks -empresarios y políticos principalmente.

“El nudo Windsor, el nudo doble, el simple y el doble simpleson los más demandados. Sí comienza a existir preferencia -sobre todo entre los más jóvenes y atrevidos- por el nudo mariposa o pajarita, que tanto se ha impuesto en la moda actual; pero el Eldredge todavía estar por llegar”, concluye el experto.