AFTEROFFICE
DEPORTES

En 14 años, Mourinho ya es más que un entrenador

José Mourinho es genio y figura en el mundo del futbol. Ha sido duramente criticado por sus tácticas y su temperamento, sin embargo, es uno de los directores técnicos más ganadores de los últimos 10 años. 
María del Refugio Melchor
10 octubre 2014 17:37 Última actualización 11 octubre 2014 5:0
José Mourinho

Aunque es criticado severamente por sus colegas, Mourinho es uno de los DT más triunfadores de la última década. (AP)

Su figura es reconocida en todo el mundo. Genio y figura en el mundo de la pelota, el portugués José Mourinho es un técnico triunfador, ha dirigido los mejores equipos del mundo, pero lo que ha marcado su carrera deportiva es la polémica por expresar directamente sus malestares a rivales y hasta sus propios jugadores. 

El controvertido director técnico es de los pocos que puede presumir haber triunfado en el balompié sin tocar jamás un balón como futbolista profesional. A los 15 años ya había abandonado la idea de jugar profesionalmente porque aceptó la propuesta de su padre Félix para actuar como espía del club Belenenses.

Para complacer a su madre estudió gestión administrativa, pero después cursó la licenciatura de Educación Física -en la especialidad de metodología del futbol- y culminó su preparación con el título de director técnico expedido por la Unión Europea de Futbol (UEFA).

SU HISTORIA

Su debut como técnico estuvo precedido por dos experiencias enriquecedoras al trabajar como auxiliar del inglés Bobby Robson en el club Oporto de 1993 a 1996 y el holandés Louis Van Gaal (Barcelona) que le encomendó la tarea de elaborar los informes tácticos de sus rivales.

La oportunidad le llegó finalmente con uno de los equipos portugueses de mayor tradición, Benfica. En el 2000 lo eligieron para sustituir en el timón nada menos que al alemán Jupp Heynckes. No tuvo fortuna ni tampoco con su segundo equipo, Uniao Leiria, pero en esos dos años aprendió mucho de futbol.

En la temporada 2002-2003 captó la atención mundial tras conducir al humilde Oporto a la conquista del triplete (Copa, Liga y Copa Uefa) y un año después consiguió su primera Champions League cuando el club portugués goleó en la final 3-0 al Mónaco francés.

El dinero lo sedujo, y con 41 años, se hizo millonario al firmar con el club inglés Chelsea, que deseaba competir con los grandes equipos con el dinero del magnate ruso Roman Abramovich. Mourinho cumplió al ganar dos títulos de la Liga Premier y tres de Copa.

Su personalidad cambió, se convirtió entonces en la imagen publicitaria de American Express que lo promocionaba como un hombre maduro, apuesto, polémico y triunfador. Con ese sello llegó a la Serie A italiana y en poco tiempo convirtió al Inter de Milán en un equipo ganador.

En un par de años ganó dos títulos de Liga, uno de Copa y la Champions League de la temporada 2010 derrotando en la final 2-0 al Bayern Munich. Pero lo que más se recuerda de esa eliminatoria fue su actitud al eliminar en semifinales al favorito Barcelona. Ese incidente marcó su gran enfrentamiento con su colega Josep Guardiola.

De Italia hizo el corto viaje a España para dirigir al Real Madrid, si bien no pudo conseguir la ansiada décima Liga de Campeones con la que soñaba la afición madrileña, ganó la Copa del Rey en 2011 y la Liga en 2012.

Aunque se le ataca injustamente por sus tácticas, José Mourinho es un técnico apasionado que sabe nulificar al rival y explotar las virtudes de sus jugadores. Su carácter lo traiciona, pero después de salir de mala manera de Madrid volvió a demostrar en su retorno a Chelsea que es un ganador. Los Blues dominan la Liga Premier con 19 puntos en siete jornadas. Los escándalos lo persiguen, pero nadie puede negar que el portugués es un técnico de vanguardia.