AFTEROFFICE
MUNDO

Elefantes pueden distinguir la voz humana

De acuerdo con un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Sussex de Inglaterra, los elefantes salvajes de Kenia son capaces de distinguir las voces de un niño, una mujer y un hombre gracias a su enorme capacidad de memoria. 
AP
14 marzo 2014 18:23 Última actualización 14 marzo 2014 18:23
Los elefantes poseen un cerebro extraordinariamente grande, sostienen expertos.

Los elefantes poseen un cerebro extraordinariamente grande, sostienen expertos.

Los elefantes salvajes pueden distinguir entre las lenguas humanas y saber si una voz es de un hombre, una mujer o un niño, señala un nuevo estudio elaborado por la Universidad de Sussex de Inglaterra y publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences (Actas de la Academia Nacional de Ciencias).

Los resultados muestran también que mientras los investigadores estudian a los elefantes, estos animales inteligentes también analizan a las personas, aprovechando su célebre memoria, indicó la autora del estudio Karen McComb, profesora de conducta y cognición animal.

"Básicamente, ellos han desarrollado este conocimiento muy rico de los seres humanos, con quienes comparten su hábitat. La memoria es la clave. Deben construir ese conocimiento de alguna manera", aseguró.

Los investigadores de la Universidad de Sussex llegaron a esta conclusión luego de un experimento que se hizo en Kenia (en el Parque Nacional de Amboseli) con decenas de elefantes. En este país africano, estos animales con colmillos de marfil se enfrentan continuamente con los humanos debido a la escasez del agua.

Los científicos utilizaron grabaciones de voces de hombres masái —quienes en ocasiones matan elefantes en enfrentamientos mientras pastorean su ganado— y los hombres de Kamba, quienes son menos agresivos con los elefantes.

Las grabaciones contenían la misma frase en dos idiomas diferentes: "Mira allá, se acerca un grupo de elefantes".

Cuando escucharon la grabación en idioma masái, los elefantes reaccionaron defensivamente en una proporción de casi dos a uno: retirándose y concentrándose, aparentemente porque asociaron las voces con la tribu humana más amenazadora, afirmó Graeme Shannon, de la Universidad Estatal de Colorado y coautor del estudio.

"Ellos están haciendo un discernimiento muy fino usando habilidades para detectar el lenguaje humano", dijo. "Son capaces de adquirir conocimientos muy detallados. La única manera de hacerlo es con un cerebro excepcionalmente grande".

Los investigadores repitieron el experimento con grabaciones de hombres y mujeres masái. En vista de que las mujeres casi nunca agreden a los elefantes, los animales reaccionaron de forma menos agresiva a las voces de ellas.

"Hacer este tipo de distinciones sutiles en los patrones de la voz humana es muy notable", sostuvo el experto en cognición animal de la Universidad de Emory Frans de Waal.

Según el biólogo Josh Plotnik, fundador del grupo de investigación y defensa de los elefantes Think Elephants International, aunque el estudio revela hallazgos sobre la inteligencia de los elefantes y su capacidad de adaptación, también indica un problema: "esto es fascinante porque apoya la evidencia que ya tenemos de que estos animales son muy flexibles conductualmente, pero también es triste porque indica que está creciendo el conflicto entre humanos y elefantes".

En otro experimento, McComb y Shannon alteraron las voces, haciendo que las femeninas sonaran como masculinas y visceversa. Sin embargo, los elefantes no cayeron en la trampa.