AFTEROFFICE

El vino también se toma a la hora del postre

12 febrero 2014 5:22 Última actualización 22 marzo 2013 20:6

Sandra Aguilar Loya
 
La misión de la vinícola Viña de Liceaga es crear en nuestro país una mayor cultura del vino, basados en la elaboración de vinos de gran calidad.
 
"Creemos que nuestra empresa ha fomentado, con algunas de nuestras marcas, el gusto por el vino mexicano, como por ejemplo con el Merlot Gran Reserva, el Sofía que es un caldo para paladares jóvenes que ha tenido una fuerte presencia en todas las edades, además de un vino rosado con el que incursionan en este rubro", dice Myrna Liceaga, propietaria de la bodega.
 
Esta es una vinícola orientada a la producción de excelentes vinos y destilados, ubicada en el valle de San Antonio de las Minas, Baja California.
 
Y para continuar con su misión vinícola, la señora Liceaga comentó que han creado un vino de postre que "por lo pronto estamos vendiéndolo solamente en nuestra sala de degustación que tiene un fácil acceso en La Ruta del Vino", y esto se debe a que sólo se produjeron 80 cajas de este vino (960 botellas).
 
Delicea, lleva por nombre este vino dulce moderado, que "es una delicia y lo hicimos porque a la gente le gusta mucho; está adornado además por una botella muy delicada, italiana, con una etiqueta enmarcada por un racimo de uvas, pero sobre todo me gusta porque tiene un encanto propio".
 
Por su parte el enólogo Juan Pedro Mendivil aseguró que este es un vino 100% Merlot cosecha 2011. "Todo empezó como una idea, como un proyecto a futuro con el plan de tener en algún momento, una etiqueta y una opción más como vino, por parte de Viña de Liceaga para nuestros seguidores, pero sobre todo que nos ayudara a permear con esta educación, con esta cultura sobre el consumo del vino.
 
"Elegimos el Merlot por ser nuestra variedad emblemática, que desde los inicios de Viña de Leceaga ha acompañado a la empresa en lo que a los vinos Premium se refiere, inclusive en los de la línea básica como el Sofía. Es por ello que se pensó en incorporarla a un vino con procesos especiales y vinificación diferente".
 
Pero también fue creado con la idea de mostrar cómo un destilado puede ejercer una influencia sobre un vino. "Nosotros quisimos que nuestra Grappa, el licor que sacábamos de las cáscaras de la uva, se reflejara en algo distinto; al final se cerró el ciclo de producción mediante una vinificación especial de ese Merlot que nosotros mismo creamos".
 
Delicea es un vino dulce en boca, pero con esa sensación cálida que te puede dejar este producto, provocada por el alcohol, ya que fue pensado y creado para "utilizar nuestras herramientas y poder mostrar cómo Viña de Liceaga, con el paso del tiempo, después de hacer vinos blanco, vinos de crianza, vinos jóvenes, de corto tiempo en barrica y luego de un vino rosado, mostrar en nuestra línea una cara más, que pronto podremos mostrar en el resto de la República Mexicana", abundó el enólogo.
 
Al ser cuestionados sobre si ya se está trabajando en un nuevo vino, la señora Myrna dijo que eso se lo deja a lo que les dicte el corazón. "Ya se está pensando en un nuevo varietal que podría ser un Tempranillo, no lo sabemos, pero de lo que sí estamos seguros en de que lo que en este momento nos tiene ocupados es en mantener la calidad".
 
Según Mendivil, en la enología mexicana durante algunos años se criticó la poca consistencia de la calidad en añadas distintas, por ello que las bodegas empiezan a voltear hacia el consumidor, quien está demandando productos más cuidados.
 
"Ahora en lugar de preocuparte por el volumen, las vinícolas se preocupan por mantener la calidad o superarla; aquí el consumidor es el que gana. A ello se le suma el ámbito gastronómico, que es parte importante de esta cadena, en la que también está involucrado el ámbito restaurantero, que tiene esa empatía por promocionar el vino mexicano, además de los productores de uva", finalizó el enólogo de Viña de Liceaga, Juan Pedro Mendivil.