AFTEROFFICE
deportes

El "Tri" debe ir a Brasil con mentalidad distinta, afirma Rafa Márquez

El ex defensa del Barcelona dijo en entrevista con EL FINANCIERO, que ellos como futbolistas deben asumir sin restricciones la responsabilidad que tienen ante un país, ansioso
y necesitado de momentos de felicidad.
Francisco Arredondo R.
06 abril 2014 22:45 Última actualización 07 abril 2014 5:0
Rafael Márquez Álvarez también prepara su retiro de la Selección y en Brasil 2014 estaría vistiendo por última vez la playera verde.

Rafael Márquez Álvarez también prepara su retiro de la Selección y en Brasil 2014 estaría vistiendo por última vez la playera verde. (Cuartoscuro/Archivo)

El capitán de la Selección mexicana de futbol, Rafael Márquez Álvarez, cree que con una mentalidad sin complejos el equipo nacional podría convertirse en uno de los protagonistas en la próxima Copa del Mundo de Brasil 2014, a la que deben acudir con una postura sin limitaciones.

Tres veces mundialista (Corea/Japón 2002, Alemania 2006 y Sudáfrica 2010), el ex defensa del FC Barcelona dijo en entrevista con EL FINANCIERO, que ellos como futbolistas deben asumir sin restricciones la responsabilidad que tienen ante un país, ansioso y necesitado de momentos de felicidad.

“Es importante que toda la gente nos apoye en esta justa que viene próximamente, porque estoy convencido de que todos podremos hacer algo histórico”, expresó el central del León.

¿Qué debe ser la Selección para los mexicanos?
"Sabemos que un buen desempeño ayuda para el estado de ánimo de los trabajadores del pueblo mexicano. Le queremos dar esa satisfacción porque con el apoyo que nos está brindando tenemos que responder con cosas importantes, por eso les pedimos que crean en nosotros y no se limiten en su apoyo para la Selección.

Rafa, quien debutó con el representativo nacional en 1997 bajo las órdenes de Bora Milutinovic en un duelo frente a Ecuador y suma 117 juegos con la playera verde, con la que ha anotado 14 veces, advirtió que el cuadro ahora comandado por el estratega Miguel Ernesto Herrera Aguirre tiene que acudir a tierras brasileñas sin complejos.

“Esos (complejos) hay que dejarlos guardados aquí en México. Para esta justa mundialista no tenemos que llevar ninguna incertidumbre porque nos puede afectar, tenemos que ir a arriesgar todo”, agregó Márquez Álvarez, quien ha jugado 12 partidos en Copas del Mundo y ha anotado en dos ocasiones.

“Hay que cambiar la mentalidad, creo que eso sería fundamental para construir desde ahora un equipo fuerte en todos los sentidos, es momento de tratar de ir a Brasil hacer no sólo nuestro mejor esfuerzo o mejor papel en un mundial, tenemos que ser ambiciosos”.

¿Es pensar en el quinto partido o ser más ambiciosos?
"Hay que dejar eso del quinto partido, hay que pensar más hacia arriba. Las cosas no van a ser fáciles, pero hay que tratar de pensar positivamente".

El defensa de 35 años destacó sentirse en esta etapa con el Tricolor con las mismas ilusiones que experimentó hace 17 años cuando fue convocado por primera ocasión.

“La verdad que esto que estoy viviendo ahora es un sueño, llegar a un cuarto Mundial me emociona, pero también me compromete para salir a luchar”, añadió el nacido en Zamora, Michoacán.

 “Han sido tres Mundiales que he representado a mi país y siendo el capitán del equipo, así que a las puertas de un cuarto sólo tengo la idea de hacer algo importante, ese es mi sueño”.

Pese a todo lo hecho en Mundiales, ¿se siente en deuda con la Selección?
"Soy exigente y cada vez quiero más. Si han sido tres oportunidades donde realmente no hemos podido alcanzar que era quizás el quinto partido, pero ahora tenemos una nueva oportunidad. Este cuarto Mundial es otro de los retos que tengo en esta parte de mi carrera, y créeme que estoy con la ambición de hacer algo histórico con mi Selección en una Copa del Mundo y ojalá lo pueda cumplir como los otros retos que he alcanzado".

Con 404 partidos jugados en toda su carrera, Rafael Márquez Álvarez también prepara su retiro de la Selección y en Brasil 2014 estaría vistiendo por última vez la playera verde, pero se quiere marchar como uno de los jugadores más emblemáticos en la historia del balompié nacional.