AFTEROFFICE
CULTURAS

El teatro es un derecho que no hemos alcanzado, lamenta Luis de Tavira

El director artístico de la Compañía Nacional de Teatro aceptó que la disciplina aún no logra consolidarse como un derecho de la ciudadanía, y aseguró que para lograrlo es necesario involucrar más a la sociedad en la labor escénica. 
Notimex
21 agosto 2015 18:12 Última actualización 21 agosto 2015 18:16
Luis de Tavira enfatiza la importancia de atender a una recomendación de Chomsky: aprender a pensar en defensa propia. (Cortesía)

Luis de Tavira es uno de los dramaturgos más reconocidos de México. (Archivo)

El director artístico de la Compañía Nacional de Teatro, Luis de Tavira, habló sobre la importancia del teatro en la ciudadanía, y aseguró que el arte escénico es un derecho que aún no se consolida en México. 

"La tarea del teatro no es un lujo, sino una necesidad del espíritu; es un arte, la escuela de la ciudadanía, el formador de la reunión viva que crea el tejido de las comunidades, lo que nos ha convertido en espectadores de nuestro acontecer y permite por tanto el acto de conciencia", sostuvo De Tavira, uno de los iconos del teatro nacional. 

En conferencia de prensa previa a su participación, junto con Mauricio García Lozano y Mario Espinosa, en un encuentro con jóvenes de la Escuela Superior de Artes de Yucatán, el dramaturgo indicó que la actividad teatral no sólo es problema de los realizadores o los organismos gubernamentales, sino de toda la sociedad. 

"Es un problema de todos y entre todos tendríamos que entender que la necesidad del teatro es una necesidad de la sociedad y un derecho que no estamos alcanzando con equidad ni eficacia”, comentó.

Consideró que actualmente "el país y buena parte del mundo se debate entre civilidad y barbarie. La tarea del teatro no es un lujo, sino la necesidad del espíritu”

El teatro, continuó, es un constructor de conciencia y su cumplimiento implica problemas complejos y pienso que no hay peor respuesta a éstos que las respuestas simples.

Luis de Tavira se pronunció en favor de que organismos legislativos, instancias de gobierno, responsables de las políticas culturales y los propios artistas "debemos de cambiar la mentalidad de nuestro hacer”.

Para él, existe "un tremendo dispendio de recursos, de talento en políticas inadecuadas que no están incidiendo en las posibilidades de estabilidad, donde el artista pueda vivirla de su quehacer al servicio de la sociedad y que la sociedad pueda tener de manera estable el acceso al teatro”.

También señaló que la propuesta del teatro en México es muy diversa, aun cuando la temáticas son comunes entre la sociedad mexicana, pese a ello, afirmó que el país es una de las cinco grandes potencias de la dramaturgia mundial.

Finalmente, lamentó que el esfuerzo escénico suceda de un estado a otro en forma desarticulada e inmóvil, pues el teatro que se realiza en Yucatán no es conocido en el norte del país.