AFTEROFFICE
buena vida

El tamaño sí importa... en cuanto relojes

Los relojes de la primera mitad del siglo XX eran mucho más pequeños que los modernos. A lo largo de los últimos 30 años, el diámetro de los modelos para hombres se ha ampliado, al grado de que actualmente la mayoría sea de 40 milímetros.
Bloomberg
14 julio 2015 0:15 Última actualización 14 julio 2015 5:0
Los numerales limpios son fáciles de leer, y el segundero central mantiene la distancia correcta. (Cortesía)

Los numerales limpios son fáciles de leer, y el segundero central mantiene la distancia correcta. (Cortesía)

A lo largo de los últimos 30 años, el diámetro de los relojes para hombres se ha ampliado (y ampliado), al grado de que actualmente la mayoría sea de 40 milímetros, más o menos. En comparación, el modelo Longines de la década de los 40 tiene uno minúsculo de tan sólo 31 mm -aunque debería utilizarlo de cualquier manera.

Inusual, sí, pero para que tenga un poco de contexto, el Longines Calatrava no es el único reloj de la primera mitad del siglo XX que se acerca a ese tamaño. El modelo original Patek Philippe Calatrava ref. 96 se encuentra sólo un poco por debajo de los 31 mm y continúa siendo uno de los más deseados por los coleccionistas.

Esta belleza tiene una cara multicolorida al estilo de una diana de tiro al blanco, con un anillo dorado más brillante colocado entre dos áreas de oro más oscuras, que hacen que el reloj se vea mucho más grande. Los numerales limpios son fáciles de leer, y el segundero central mantiene la distancia correcta.

1
Belleza única

Este Longines está disponible en Cosimo Watches a un costo de mil 215 dólares.

Longines

Checando la caja, tiene un tono cálido, rosado y dorado (no un intenso oro rosa) que hace que el reloj luzca como si tuviera 80 años de antigüedad (y se vea más caro de lo que es). Ese color en la superficie se obtuvo usando una técnica de chapado de la vieja escuela llamado “relleno de oro”. El centro es de metal, pero sólo el clima lo sabrá. ¿Y ese color único? El relleno es de 10 quilates, no el clásico de 14 utilizado en la mayoría de los relojes de oro.

En la parte posterior se alcanza a leer el sello “Relleno de oro de 10 K”, lo que indica dos cosas: la primera, que está en buenas condiciones, ya que esas pequeñas marcas suelen borrarse, y segundo, que por estar en inglés el reloj original probablemente se vendió en Estados Unidos. Si se retira la tapa podrá ver el mecanismo de cuerda manual, de ingeniería tradicional, con ruedas y engranes largos visibles a la derecha de la balanza.

No hay manera que utilizar un reloj de 31 mm en 2015 llame la atención, pero éste es un modelo hermoso y es precisamente su tamaño el que lo mantiene a un precio razonable. Cada milímetro, o dos, que tuviera más de diámetro haría que incrementara su valor.
Este Longines está disponible en Cosimo Watches a un costo de mil 215 dólares.