AFTEROFFICE
deportes

Taekwondo mexicano podría mejorar con la ciencia aplicada

El taekwondoín Óscar Mendiola, es de los que ha preferido seguir trabajando en la disciplina que defendió, para así poder transmitir el conocimiento a nuevas generaciones con teoría y práctica. El primer campeón mundial mexicano de taekwondo estudia un doctorado en Educación Física y Deporte.
Domingo Aguilar Mendiola
01 septiembre 2014 22:41 Última actualización 02 septiembre 2014 5:0
Óscar Mendiola estudió Ingeniería electrónica en la UAM y al mismo tiempo practicó el deporte que lo atrajo desde los 12 años. (Cortesía)

Óscar Mendiola estudió Ingeniería electrónica en la UAM y al mismo tiempo practicó el deporte que lo atrajo desde los 12 años. (Cortesía)

Las medallas y marcas quedan registradas en los almanaques deportivos para superar el tiempo. Algunos de los autores de las hazañas, como el taekwondoín Óscar Mendiola, prefieren seguir trabajando en la disciplina que defendieron, para así poder transmitir el conocimiento a nuevas generaciones con teoría y práctica.

El primer campeón mundial mexicano de taekwondo (Stuttgart 1979) estudia un doctorado en Educación Física y Deporte en el Centro de Estudios Universitarios de Baja California, para contribuir al deporte.

___ “Los atletas nacionales tienen voluntad, pero hay que ayudarlos con la ciencia. Las técnicas de evaluación de isocinecia, que son ejercicios que miden la fuerza en piernas de forma muy específica, son un ejemplo. Esto serviría para saber con qué fuerza puedes hacer el pateo a tu oponente”, dice el ex atleta.

Física, fisiología, psicología y nutriología son ramas específicas del conocimiento que Mendiola considera fundamentales para “pulir” el desempeño de los taekwondoínes.

___ “Con todo este conocimiento, acercas una herramienta valiosa para el competidor. Lo orientas mejor, lo haces olvidar mitos. La combinación de estos ingredientes, más el tesón, atrae logros indiscutiblemente”, asegura Mendiola.

México no ha dejado de colgarse medallas olímpicas en la disciplina desde que se introdujo en Sídney 2000. Actualmente es dueño del quinto lugar del medallero con dos de oro, una de plata y tres de bronce. En campeonatos mundiales suma cuatro de primer lugar, 27 de segundo y 30 de tercero.

___ “¿Por qué de 32 finales de campeonatos mundiales se han ganado sólo cuatro? Tenemos una efectividad de 7.75 por ciento. Se debe estudiar qué sucede a nivel mental, con la nutrición, con la metodología, con el coach”, destaca quien fuera entrenador de la delegación mexicana de la especialidad, que obtuvo dos preseas en las competencias veraniegas de Atenas 2004 (plata y bronce).

___ “Si alguien ha sido un entrenador empírico y sabe cómo desarrollar su trabajo, está bien, pero si estudiara más a fondo, podría afinar en un porcentaje a su atleta. Ésa puede ser la gran diferencia entre un quinto lugar y la medalla de bronce, o ésta y una de oro”.

Óscar Mendiola estudió Ingeniería electrónica en la UAM y al mismo tiempo practicó el deporte que lo atrajo desde los 12 años.
Ese método matemático lo utilizó para estructurar sus entrenamientos y mejorar su desempeño sobre el tatami.

___ “La metodología que usaba provocaba seguridad en mí. Tenía un orden que combinaba con la preparación”, explica.

El poseedor de la cinta negra (séptimo Dan) se está preparando académicamente para “transmitir al presidente de la Federación que el taekwondo debe aplicar la ciencia, porque así el deporte tendrá mejores resultados. Lo que estoy aprendiendo lo quiero aplicar en mí, en mi gente y a futuro en el equipo nacional”.

El ex combatiente considera fundamental la integración del conocimiento científico para poder llevar a cabo mediciones y generar indicadores que permitan conocer a detalle los problemas a solucionar. El objetivo es mejorar la preparación y motivar a nuevos atletas.

___ “México obtiene resultados y esto sigue contagiando a las nuevas generaciones. Aunque busqué por cielo mar y tierra ir a unos Juegos Olímpicos, como atleta no pude lograrlo, pero la vida me recompensó con Atenas 2004”, comenta el ex campeón mundial, quien desde hace más de 40 años viste el Dobok.