AFTEROFFICE
BUENA VIDA
   

El surrealismo inmerso en la Huasteca Potosina

La región de Xilitla, en San Luis Potosí, ofrece un destino único que reúne maravillas selváticas con arte surrealista. Se trata del Jardín escultórico Las Pozas. Anímate a conocerlo. 
Rosario Reyes
25 marzo 2015 21:21 Última actualización 26 marzo 2015 5:0
Xilitla, San Luis Potosí, ofrece un verdadero paraíso a los miles de turistas de SLP. (Cortesía)

Xilitla, San Luis Potosí, ofrece un verdadero paraíso a los miles de turistas de SLP. (Cortesía)

La Semana Santa se acerca y si aún no decide cuál será su destino para vacacionar, considere la oportunidad de adentrarse en el santuario más representativo del surrealismo en el mundo, creado por Edward James, un excéntrico millonario poeta y artista inglés, gran benefactor y mecenas de este movimiento artístico.

Localizado en la selva tropical de la Huasteca potosina, el Jardín escultórico Las Pozas fue declarado Monumento Artístico Nacional por el Instituto Nacional de Bellas Artes, el 23 de noviembre de 2012, y recibe anualmente a más de 80 mil turistas de todo el mundo.

La Posada El Castillo, en el corazón de Xilitla, es una buena opción de hospedaje para completar la experiencia. Durante 30 años fue residencia de su fundador y ahora es un exclusivo hotel cuya construcción conserva algunos detalles originales y un mural de Leonora Carrington, que la artista pintó entre 1964 y 1967. El inmueble cuenta con ocho espaciosas alcobas, alberca y una biblioteca.

También puede hospedarse en la Casa James Posada, a unos metros del Jardín de Edward James, o en Puerta del Cielo, Hotel & Suites, ubicado en el centro de Xilitla.

UNA REALIDAD INVENTADA


En la década de los 20, surgió en Francia un movimiento artístico inspirado en los sueños que encontró su expresión en la poesía, las artes plásticas, el cine y la fotografía. Seducido por esta realidad alterna, Edward James practicó y financió algunas manifestaciones del surrealismo, y encontró a miles de kilómetros de su país el escenario perfecto para montar la obra de su vida: la Huasteca potosina.

Su diseño está inspirado en la vegetación local, combinada con elementos arquitectónicos del movimiento surrealista. Entre cascadas y pozas naturales, así como caídas de agua artificiales, surge una atmósfera de ensueño en la que un laberinto surrealista se abre paso. Edificios que evocan el sinsentido, puertas hacia la nada, escaleras que conducen al cielo y flores de concreto que crecen junto a la naturaleza reciben al visitante en Las Pozas.

El origen de este jardín de ensueño se remonta a 1947, cuando Edward James (quien vivía en una especie de semiexilio en los Estados Unidos) adquirió una plantación de café cerca de Xilitla, San Luis Potosí, que utilizó como plantación de orquídeas y hogar de diferentes especies de animales exóticos. En 1962, después de una helada sin precedentes que destruyó gran parte de la plantación, el artista y empresario inició a la construcción del jardín escultórico que actualmente se divide en 36 conjuntos, compuestos por más de 180 esculturas.

Las Pozas
tiene una extensión de 30 hectáreas que desde 2007 son preservadas por la Fundación Pedro y Elena Hernández, A.C., en alianza con el gobierno del estado de San Luis Potosí y Cementos Mexicanos (Cemex).