AFTEROFFICE
DEPORTES

El sueño inglés
de Jon Rahm

El vasco Jon Rahm llega al Abierto de Inglaterra con su mejor repertorio; expertos sostienen que es el torneo en el que tiene más posibilidades de ganar.
Alain Arenas
20 julio 2017 1:54 Última actualización 20 julio 2017 5:0
Golf

(Especial)

Edorta Rahm le inculcó dos pasiones a Jon, el menor de sus dos hijos: apoyar incondicionalmente al Athletic de Bilbao y el amor por el golf. El niño apenas tenía 10 años cuando conoció el campo. Su padre -según cuenta en su portal de Internet- lo llevó a él y a su hermano a practicar al club Larrabea, ubicado en la metrópoli bilbaína. Demostró que tenía talento desde el primer momento.

El mayor de los Rahm tomó una decisión tras ver su desempeño: lo inscribió en el club para que desarrollara su juego. Tiempo después le tramitó su licencia en la Federación española de Golf. Era el verano de 2004.

La licencia de Jon fue una de las 16 mil que autorizó el organismo ese año, según cifras del Consejo Superior del Deporte. El 2004 también significó que por vigésimo sexto año consecutivo los permisos para practicar este deporte tuvieran un aumento. En la gira de la PGA, el golf español también vivía una etapa esperanzadora. Sergio García terminó en cuarto lugar en el Masters de Augusta. La semilla para que la nación se convirtiera en una potencia mundial estaba por germinar.

Pero no fue así. García se mantuvo entre los mejores 20 golfistas de la gira, pero no ganó un major en la siguiente década. Rahm, en 2012, abandonó el país para aceptar una beca completa del programa de golf de la Universidad Estatal de Arizona. Ese mismo año, la Federación española reportó su último crecimiento.


“Rahm es una excepción en cuanto a cómo llegó y se desarrolló en el golf. No llegó por un programa de captación de talentos en España, pero sí mejoró su juego una vez que estuvo en él. Hay que dejar claro que es un talento fuera de serie por su juego largo, corto y el que despliega contra el viento. Tanto fue así que la Universidad de Arizona le ofreció la beca sin conocerlo y sólo con ver sus videos”, sostiene Francisco Roche, reportero de golf para el diario español Marca.

Roche niega que exista una crisis en el golf español. Rafael Cabrera Bello (17 del ranking mundial), Pablo Larrazábal (102), Jorge Campillo (147), además de García y Rahm, que juegan en la gira de la PGA, y otros elementos que se encuentran en el tour europeo –dice- son prueba del buen momento que vive el país en esa disciplina.

“Pero eso no significa que no se pueda mejorar. Hay una clara ausencia de patrocinadores que perjudica la permanencia de Abiertos locales”, sostiene.

El país sufrió, este año, la desaparición del Abierto de España, uno de los dos torneos que tenía en la gira europea debido a la falta de patrocinios. Se quedó con el Valderrama Masters de Andalucía. No fue el único golpe que recibió. La PGA declinó jugar en 2022 la Ryder Cup –certamen que enfrenta a los mejores jugadores estadounidenses contra los europeos- en Barcelona y designó al Marco Simone Golf and Country Club de Roma como nueva sede.

“Rahm, como sucedió con García, puede incrementar el número de nuevos jugadores en España. Puede ser el modelo que los niños y jóvenes quieran imitar” menciona el periodista.

Manuel Inman, director del Club de Golf Chapultepec de la Ciudad de México, sostiene que Rahm es el jugador con más potencial de la nueva camada de golfistas. Advierte que puede dominar el circuito por su juventud y el nivel alto que ha demostrado en sus dos años como profesional.

“Mentalmente mejoró. Logró calmar su temperamento. Esa es una de sus dos grandes ventajas que tiene en ese aspecto. La otra es que sale al campo a divertirse, algo que es muy complicado que demuestren los jugadores de la gira de la PGA. Eso le permite que no le afecte la presión de los aficionados”, señala Inman, quien observó su juego en el World Golf Championships-México Championship.

Roche e Inman coinciden en que Rahm tiene altas posibilidades de ganar el Abierto Británico, que se jugará a partir de hoy y hasta el domingo.

“El Royal Birkdale Golf Club de Southport es un campo en el que habrá mucho viento, pero el español puede manejarlo gracias a la potencia de su swing. Tiene dos ventajas adicionales: la primera es que conoce los campos europeos, gracias a que jugó en varios de ellos en su etapa infantil y juvenil; la segunda es su buen momento. Apenas la semana pasada ganó el Abierto Irlandés”, añade Inman.

Rahm buscará el primer major de su carrera este fin de semana. De paso tratará de darle un nuevo impulso al golf en España. Como dicen ahora en la Península: “los golfistas españoles no son España”.