AFTEROFFICE

El reto: 'revivir' la plaza de toros en Texcoco

El propietario de la Ganadería Torreón de Cañas, Julio Uribe Barroso, y su hijo, Julio Uribe Curn, remodelaron y modernizaron la plaza Vicente Segura de Pachuca, que fue un éxito en los últimos años. Hoy buscan replicar el método en la Silverio Pérez de Texcoco.
Alain Arenas
29 marzo 2017 23:22 Última actualización 30 marzo 2017 5:0
Toros. (Especial)

Toros. (Especial)

Julio Uribe se sienta en uno de los ocho sillones que tiene en el recibidor de su hacienda en Apan, Hidalgo. En las paredes se encuentran empotradas ocho cabezas de toro, una de ciervo y una piel de zorrillo. Antes de empezar esta charla con El Financiero revisa su celular y manda un par de mensajes para definir los carteles de la Feria Internacional del Caballo Texcoco 2017, que este fin de semana celebra su segunda corrida, en la que alternarán el rejoneador Jorge Hernández Gárate y los matadores Sebastián Castella y Octavio García 'El Payo' con seis de Jaral de Peñas.

Plaza Vicente Segura
Ubicación: Pachuca, Hidalgo
Capacidad: 10 mil espectadores
Apertura: 1978
Cierre: 2009
Reapertura: 2010

Uribe Barroso –propietario de la empresa Pasión Ganadera- se estrenó este año como el administrador de la Plaza Silverio Pérez. Cuenta que la encontró descuidada, especialmente en las gradas y los baños. Ahora se lo piensa bien para devoverle brillo a una de las festividades más representativas de la república del toreo en México. Considera que un punto fundamental para que ello suceda es la comodidad para el aficionado.

“Nuestra primera experiencia en el manejo de plazas fue con la Vicente Segura, de Pachuca, en 2010. Cuando la vimos soltaba mucha tolvanera y los baños estaban en condiciones terribles. Fue una prueba muy exigente porque no teníamos ninguna experiencia en remodelación”, recuerda.

Figuras que torearon en la Vicente Segura desde la administración de los Uribe
Pablo Hermoso de Mendoza /Rejoneador
Joselito Adame / Matador
Isabel Prado / Picador
Fermín Spindola / Matador

Al principio dudó, pero con la ayuda del gobierno del estado pudo sacar adelante la empresa. “Le inyectamos dinero con el que remodelamos las gradas y el ruedo, mejoramos los baños y trajimos a buenos toreros para que la gente regresara a la plaza. La mantuvimos así durante los seis años que estuvo bajo nuestra administración”.

Plaza Silverio Pérez
Ubicación: Texcoco, Estado de México
Capacidad: 5 mil 500 espectadores
Apertura: 1989
Remodelación: 2017

En agosto del año pasado, Pasión Ganadera anunció, por medio de un comunicado, que dejaba la administración de la plaza Vicente Segura, y sólo esperó cuatro meses para manejar la de Texcoco, que lleva el nombre de la máxima figura del toreo mexicano, Silverio Pérez, al que llamaron El Faraón.

“Es una plaza muy importante, aunque veo una situación más sencilla por tres factores principales: ya sabemos cómo manejar una plaza, es cercana a la Ciudad de México y ese lugar tiene mucha tradición taurina y atrae a muchos aficionados de varias partes del centro del país”, sentencia.

Julio Uribe Curn -hijo de Uribe Barroso- sostiene que la corrida inaugural del domingo pasado fue positiva para la empresa. “Lo más importante es que nuestro primer día se dio un buen espectáculo, la plaza estuvo a más de la mitad de su capacidad y el triunfador fue Sergio Flores, quien cortó dos orejas a un toro de Xajay”.

El menor de los Uribe cuenta que en las corridas del 9, 14 y 22 de abril –tres de las cinco aún pendientes en la Feria de Texcoco- esperan llenar la plaza. Afirma que se ha vendido más de la mitad de boletaje. En la segunda tarde de abril se presentará el maestro español Enrique Ponce con Juan Pablo Sánchez, y Rodrigo Santos a caballo.

“La afición respondió de la mejor manera, porque tendremos a Sebastián Castella y a Pablo Hermoso de Mendoza, quienes son el mejor matador y rejoneador del mundo, respectivamente”, agrega.

Para brindar seguridad a los asistentes, en la apertura contaron con 150 efectivos. Uribe Curn destaca que esta cifra ayudó a que las familias se acercaran a la plaza. “Es un tema en el que el gobierno estatal trabajó para resguardar a los aficionados. Por lo que se planea, es probable que esta cantidad del elementos esté en el resto de las corridas”.

El joven empresario sostiene que ha sido complicado limpiar la imagen que dio la plaza Silverio Pérez en años anteriores, porque las administraciones pasadas la dejaron descuidada. Y algo peor: se olvidaron de mantener satisfechos a los patrocinadores de la feria. “Salvo Torres 10, el resto de las marcas que nos respaldan son nuevas. Es un proceso similar al que tuvimos en Pachuca; ha sido difícil el inicio”.

Uribe Barroso cruza una pierna y se acomoda en el sillón. Dice que actualmente hay toreros mexicanos de muy buen nivel, pero ninguno sublime. “Lo que le hace falta al toreo y a la plaza Silverio Pérez es la aparición de un héroe”.