AFTEROFFICE
ENTREVISTA
Elena Poniatowska, escritora y periodista

"El periodismo me ha enseñado a no hacerme ilusiones"

La escritora mexicana Elena Poniatowska recibe hoy el Premio Cervantes, el cual representa "un cambio enorme en mi vida, un antes y un después". La autora de "La noche de Tlatelolco" se convierte así en la cuarta mujer en recibir el galardón.
Ruth Martín
22 abril 2014 22:53 Última actualización 23 abril 2014 5:0
Elena Poniatowska. (AP)

Elena Poniatowska con los Reyes de España. (AP)

Llegó a Madrid vestida de rosa mexicano y una pluma roja en la mano, quizá como guiño a su apodo “La princesa roja”. México, su patria de adopción, y las palabras, son dos elementos clave en la trayectoria de Elena Poniatowska, escritora y periodista que hoy se convierte en la cuarta mujer en recibir el galardón de mayor prestigio de las letras hispanas: el Premio Cervantes.

Un reconocimiento que se suma, entre otros, al Alfaguara de novela 2001, el Rómulo Gallegos 2007, el Biblioteca Breve 2011 o la Legión de Honor del Gobierno de Francia, su país de origen.

Sin abandonar la sonrisa y el trato amable y cálido, horas antes de la ceremonia de entrega que presiden los reyes de España en la Universidad de Alcalá de Henares (12:00 de la mañana hora española), la autora de obras como La noche de Tlatelolco o Hasta no verte Jesús mío conversa con EL FINANCIERO desde su hotel en la capital española.

___¿Qué supone para usted recibir este galardón?

___Es un cambio enorme en mi vida, un antes y un después. Fue una enorme sorpresa. El Premio significa un doble reconocimiento, no solo para mí como escritora, también como mexicana. Como ya he dicho en alguna ocasión, es tambien el broche de oro a una vida dedicada a la escritura desde la mañana a la noche.

___Usted se suma a otros premiados con el Cervantes como Octavio Paz, Carlos Fuentes, José Emilio Pacheco y Sergio Pitol. ¿Qué momento viven las letras mexicanas?

___Desgraciadamente hemos tenido muchas pérdidas, las más cercanas las de Gabriel García Márquez y Emmanuel Carballo, dos figuras clave de nuestra historia. Pero también perdimos a José Emilio Pacheco y Federico Campbell, y aunque ha sido un año terrible para las letras mexicanas, creo que hay gente muy joven que viene no tanto a ocupar esos huecos, pero sí a continuar con la labor. Mujeres como Rosa Beltrán y Mónica Lavín o excelentes cronistas como Fabricio Mejía Madrid, Jaime Avilés, Hermann Bellinghausen, conocido por reseñar la llamada Guerra de Chiapas, son algunos de los nuevos nombres mexicanos.

___Carlos Fuentes se preguntaba cuál era el género literario en el que podía enmarcarse su obra, y siempre decía que era muy cervantino. ¿Había imaginado alguna vez el día que hoy va a vivir?

___Cervantino quizá porque trato de reflejar siempre lo que dice la gente, es cierto, pero no me imaginaba recogiendo este premio. Yo soy sobre todo periodista, y cuando uno ejerce la profesión se hace pocas ilusiones. Además, como siempre digo, el periodismo es una lección de humildad, de modestia, de saber esperar, de aceptar un no por respuesta. Para mí el periodismo ha sido muy útil para aprender a controlar las ilusiones y sobre todo para no creerme la gran cosa.

___Usted es mujer, periodista y escritora. ¿Es difícil ser estas tres cosas en un país como México?

___Lo es. Primero porque tienes que acostumbrarte a dormir menos cuando tienes hijos, por ejemplo, y aprovechar las horas de la noche para trabajar; primera barrera a la que enfrentarse. México es un país complicado en el que ejercer el periodismo debido a la violencia de algunas zonas, pero además, a las mujeres se nos exige un doble reto, más allá de la imagen física. Pero también es cierto que, aunque no se puede generalizar, el aumento de las mujeres periodistas ha hecho que el periodismo en México sea más honesto. Creo que en Europa es más fácil ejercerlo siendo mujer.

___María Zambrano (1988), Dulce María Loynaz (1992), Ana María Matute (2010) y ahora usted se convierte en la cuarta mujer que recibe el Premio Cervantes. ¿Cómo siente este premio?

___Es importante no solo para mí, porque en definitiva a mi edad yo casi estoy de salida; pero es un incentivo para las nuevas generaciones, para las mujeres escritoras que pueden sentir que hay posibilidades; es una puerta que se abre a la literatura hecha por mujeres. Además, puedo decir con orgullo que seré la única en recibirlo de manos de los reyes de España, ya que mis antecesoras por unas u otras causas no pudieron hacerlo, y seré la primera mujer que pueda dirigirse al público que estará presente.

___¿Qué escritoras cree usted que tienen un papel fundamental en la literatura hispanoamericana en la actualidad?

___Más allá de las mexicanas, que son muchas y buenas, en España admiro y soy amiga de Almudena Grandes; Rosa Montero viaja cada año a México y es muy querida allá, pero quizá Elvira Lindo y su manera de escribir tan fiel a la realidad hace que adore sus obras. A pesar de muerta ya, hay una excelente escritora brasileña llamada Clarice Lispector, autora de La hora de la estrella. También Nélida Piñón, miembro de la Academia Brasileña de las Letras.

___Dijo usted que García Márquez dio alas a América Latina. ¿Cómo se ve hoy la Literatura Hispanoamericana?

___Es cierto, Gabo a través de la poesía veía detalles de la vida en los que el resto no reparábamos. Fue capaz de convertir lo invisible en visible, de mostrar otra realidad y de que muchos, en todos los idiomas, amaran sus palabras. El boom que vivió la Literatura latinoamericana gracias a escritores como él, como Julio Cortázar, Carlos Fuentes o José Donoso, hizo posible que se mirara a América Latina con otros ojos.