AFTEROFFICE
ENTREVISTA
Rodrigo Peralta, piloto del serial Nascar México

El perfil del monarca de la Nascar México

El piloto oriundo de la Ciudad de México asegura que para correr un auto de 1,200 kilos con 450 caballos de fuerza se necesita una ardua preparación física y mental. Además, refiere uno de sus lados secretos: la superstición. 
Domingo Aguilar
20 mayo 2014 22:8 Última actualización 21 mayo 2014 5:0
Rodrigo Peralta, piloto del serial Nascar México. (Archivo)

Rodrigo Peralta, piloto del serial Nascar México. (Archivo)

Manejar un automóvil a casi 280 kilómetros por hora contra otros 34 coches, en un óvalo donde un centímetro puede ser la diferencia entre alcanzar la bandera a cuadros o sufrir un accidente, es una hazaña reservada para pilotos como Rodrigo Peralta, actual monarca de la categoría Nascar en México y quinto de la clasificación en 2014.

___ “Son carreras muy desgastantes, de dos horas y media, en las que el calor es impresionante. Llegamos a estar a temperaturas de alrededor de 45 o 50 grados adentro de la cabina y se necesita una preparación física especial, sobre todo mucho ejercicio cardio y mucha fuerza en segmentos específicos del cuerpo, como la espalda baja, el cuello, los antebrazos y las muñecas, que deben ejercitarse”, explicó el campeón vigente.

___ Al abordar un carro de alrededor de mil 200 kilos, que posee entre 400 y 450 caballos de fuerza distribuidos en cuatro velocidades estándar, el conductor se gana la vida al estarla arriesgando, y por eso Peralta explica los ritos que le dan seguridad antes de comenzar cada circuito.

___ “Soy muy supersticioso; tengo un ritual muy específico que es con la forma en la que me visto: siempre todo lo empiezo con la parte derecha del cuerpo, metiendo la pierna derecha al Nomex, poniéndome primero la bota derecha y poniéndome primero el guante derecho. Me gusta siempre ‘conectarme’ al coche antes de subirme a él”, revela.

___ Todo piloto gana confianza de maneras distintas antes de cada competencia, pero las especificaciones técnicas no se modifican para nadie.

___ “Los coches son iguales para todos. Acaban de implementar un nuevo chasis; del lado derecho ahora tenemos una cruceta que nos permite estar mucho más seguros a nosotros los pilotos; también del lado izquierdo tenemos un refuerzo en la puerta. Todos los motores son iguales, utilizamos llantas slicks, que son completamente lisas y de un material muy especial que da una adherencia mucho mayor a una llanta de calle. Antes de la carrera verifican que todos los coches estén dentro de las especificaciones correctas: revisan que cinturones, volante, llantas, motor, poleas, estén como debe de estar”, detalló el automovilista oriundo del Distrito Federal.

___ Rodrigo Peralta podrá ser el rostro de la escudería Tame, Alcatel One Touch- Sanirent, no obstante, detrás hay un equipo de cerca de 35 personas que mantiene el carro en óptimas condiciones.

___ “Están revisando que todo esté a la perfección para no permitir fallas técnicas, mecánicas o eléctricas, que son la muerte en una carrera”, dijo el conductor de 25 años. “Es una relación muy fuerte la que existe entre mi coche y yo, ya que nos conocemos demasiado bien, cuando le pasa algo, sé exactamente lo que es”.

___ La preparación de la competencia comienza desde antes de llegar al óvalo sede, pues la planeación y logística de transportación del bólido juegan un papel determinante en el ánimo de quien se pone tras el volante.

___ “Se corre cada 15 días, pero nosotros necesitamos estar preparados tres o cuatro días antes. Se carga todo en el tráiler, donde van los coches, herramientas, refacciones, y sale con tantos días de anticipación para estar seguros y tranquilos de que el auto estará a tiempo. Luego suceden ponchaduras en el camino o se descompone cualquier cosa, entonces empieza un retraso y se empieza a generar una tensión, la cual nunca es buena en un ámbito de carreras, donde de por sí hay demasiado nerviosismo”, afirma Peralta.

___ La próxima cita de la serie Nascar México es en Querétaro el 25 de mayo y será la sexta fecha del certamen, del cual las primeras 10 son para que los 10 mejor ubicados, más dos comodines, se clasifiquen a una “liguilla” en la que vuelven a empezar de cero puntos. El actual campeón argumenta que “se necesita manejar con cabeza muy fría y no con las vísceras, porque ahí es donde se empiezan a cometer muchos errores. Hay que mantener siempre la calma, saber que son carreras muy largas y que puedes estar hasta atrás, pero a lo mejor faltando media hora ya estás peleando la punta”.