AFTEROFFICE
culturas

El Papa hasta en cómics

Turner y Hueders han publicado la primera novela gráfica sobre el Papa. No se trata de un cómic religioso ni de una apología católica. Es la historia de vida de Jorge Mario Bergoglio, desde su humilde infancia en Buenos Aires hasta sus últimos meses como el sucesor de San Pedro.
Eduardo Bautista
11 febrero 2016 22:55 Última actualización 12 febrero 2016 5:0
Durante su niñez, hubo dos cosas que marcaron para siempre al argentino: el futbol y su abuela Rosa. (Especial)

Durante su niñez, hubo dos cosas que marcaron para siempre al argentino: el futbol y su abuela Rosa. (Especial)

En un hecho inédito para la industria editorial, Turner y Hueders han publicado la primera novela gráfica sobre el Papa. No se trata de un cómic religioso ni de una apología católica. Es, simplemente, la historia de vida de Jorge Mario Bergoglio, desde su humilde infancia en Buenos Aires hasta sus últimos meses como el sucesor de San Pedro.

Para saber hacia dónde se dirige la Iglesia católica –que pierde el 1 por ciento de sus fieles cada año, según Pew Research Center– es esencial conocer los claroscuros del hombre que la guía, asegura en entrevista Francisco de la Mora, quien se encargó de redactar el guión de esta novela que consta de dos partes: El Papa Francisco y El Papa Reformador. La primera ya está a la venta; la segunda se publicará en junio.

Bergoglio es un hombre que ha sabido adaptarse a los momentos que le ha tocado vivir. Pero no lo ha hecho de manera truculenta. Todo lo contrario: se ha transformado a través de un comportamiento muy fiel a su formación jesuita, siempre alejado de los partidismos”, detalla el autor.

1


Historieta
1


Historieta

La humanidad –considera– debe entender que la figura del Papa ha sufrido una metamorfosis tremenda en los últimos tres años. Ya no es aquélla divina e intocable que en algún momento representaron Juan Pablo II o Benedicto XVI. No, ahora se trata –dice– de un símbolo mediático que compite en popularidad y likes con Lionel Messi o Madonna.

“Sin embargo, creo que pese a todo estamos frente a un gran reformador del catolicismo. Sus devaneos por el estrellato no le restan importancia como el hombre que ha puesto la semilla para un verdadero cambio en la Iglesia. Seamos honestos: hoy cualquier líder necesita moverse en los temas calientes para estar en el centro de atención. Él entiende que debe montarse en las tonterías coyunturales y la civilización del espectáculo para lograr reformas más profundas”, sostiene.

A sus 79 años, Francisco ha recorrido un sinfín de caminos. En Argentina lo acusaron de peronista e hipócrita; en Roma le han dicho tibio y traidor. Nunca antes un pontífice había generado tanta polémica, afirma De la Mora, quien adjudica esto a que su vida fue siempre llena de altibajos, de tonos grises; nunca de absolutos.

EMPEZAR EN EL PRINCIPIO 
En la primera parte de la novela, las ilustraciones del chileno Juan Nitrox Márquez transportan inmediatamente a aquella Argentina de los años 30 sumida en la crisis económica y el desempleo. En ese ambiente de desazón creció el sumo pontífice, en el seno de una familia de inmigrantes italianos. Por eso mucho tiempo después, cuando tomó las riendas de la Iglesia, decidió nombrarse Francisco, por San Francisco de Asís, el santo de los pobres.

Durante su niñez, hubo dos cosas que marcaron para siempre al argentino: el futbol y su abuela Rosa. Desde muy pequeño jugó en los llanos de Buenos Aires, aunque nunca fue muy hábil con la pelota. En las primeras páginas del libro se recuerda aquel verano de 1946, cuando el joven Jorge Mario vio coronarse campeón al San Lorenzo de Almagro en El Gasómetro, el antiguo estadio de Los Cuervos.

“Retratar gráficamente aquella época no fue una tarea sencilla. No hay tantos registros visuales como uno podría esperar. El trabajo de investigación fue sumamente arduo. Al final, después de conocer más la vida de Francisco, descubrí que estamos frente a una persona que insiste en romper el protocolo, lo cual lo convierte, creo yo, en un hombre más honesto”, considera Nitrox.

La honestidad –ha dicho el Papa en muchas entrevistas– la heredó de su abuela Rosa, quien lo cuidó durante su niñez mientras sus padres trabajaban sin descanso. Gracias a ella Francisco se acercó a las letras a través de los cuentos de Alessandro Manzoni. Doña Rosa no sabía entonces que con esas lecturas estaba formando a un devorador de libros que tiempo después se convertiría en profesor de literatura en el Colegio de la Inmaculada Concepción de Santa Fe. Hoy es conocido que Su Santidad es fanático de Borges y Dostoievski.

EL CARISMA DE LA ORDEN
“Sin duda estamos frente a un Papa culto. Los principios de la Compañía de Jesús, que fue donde se formó, hablan por sí solos. No olvidemos que se trata de una congregación que siempre ha estado del lado de las reformas y los movimientos sociales. Quienes eligieron a Francisco en 2013 sabían que la Iglesia necesitaba un cambio radical, uno que la llevara a ser una institución más incluyente con las comunidades más desprotegidas”, agrega De la Mora.

Quizás por eso Francisco ha decidido visitar Ecatepec o Ciudad Juárez, reflexiona el guionista. Son dos zonas que, aunque lejanas, sufren de pobreza, desigualdad y violencia, temas que han sido prioritarios en la agenda papal.

Por lo pronto, la vida de Francisco ya es literatura y está al alcance de todos.

1


Historieta