AFTEROFFICE
buena vida

¿Te gustaría ser catador de vinos?... el olfato también se entrena

La mayoría de la gente piensa que es un sentido que no se puede cultivar, pero diferentes investigaciones muestran que los receptores de olfato en nuestro cerebro pueden crecer con el ejercicio. Aquí unos tips.
Bloomberg
13 abril 2017 16:19 Última actualización 14 abril 2017 11:13
catador vinos

catador vinos. (Shutterstock)

Superman puede volar. Hulk tiene una fuerza increíble. Flash posee la velocidad del rayo. Incluso Deadpool tiene poderes curativos. Entre los superhéroes, ni siquiera es tan sexy tener uno de tus cinco sentidos regulares, y mucho menos el convertirse en un mutante con un súper olfato.

Bianca Bosker, autora del nuevo libro Cork Dork (Penguin Random House, 2017), reconoce que nuestras narices ocupan un nivel inferior entre los otros sentidos. "Tenemos un sesgo real sobre el olfato", dijo Bosker en una entrevista. "La mayoría de nosotros hemos aprendido desde pequeños que se trata de un sentido que no vale la pena cultivar". En el mejor de los casos: Usted termina como sommelier.

Durante 18 meses, Bosker pasó un año con algunos de los mejores enófilos del mundo para tratar de entender por qué hay tanto alboroto con el vino. Cargó botellas de Mondeuse noire como una rata de bodega a L’Apicio, tomó sorbos de Domaine Jamet mientras estaba en Marea, trató de vender los Cabernets israelíes mientras esperaba mesa en Terroir, bebió Borgoña en La Paulée de Nueva York y realizó catas a ciegas en Eleven Madison Park, ahora el restaurante número uno del mundo, que en una ocasión incluía un Riesling de mil 765 dólares de Alsacia.

1
 

 

OLER


Mientras eso pasaba, se reunió con los científicos del aroma para preguntarles si existía una vía rápida para convertirse en un conocedor del vino.

"Comencé preguntándome si podíamos incluso afilar nuestro sentido del olfato", dijo. En otras palabras, ¿nacemos destinados a cierta cantidad de sensibilidad, o podemos mejorar si realmente lo intentamos?

Bosker traza nuestro complejo de inferioridad olfativa hasta los días de Aristóteles, quien profetizó que "el hombre puede oler de forma escueta las cosas... porque su órgano sensitivo no es preciso".

En el siglo XIX, la teoría de la evolución de Darwin parecía probar que los humanos habían evolucionado más allá de la necesidad de conocer sus narices después de que el científico francés Paul Broca descubrió que, a medida que los animales ascendían en la cadena evolutiva, sus bulbos olfativos disminuían de tamaño. El bulbo olfativo es tan pequeño en los seres humanos, concluyó que "la delicadeza de su sentido olfativo es... de ninguna utilidad para su vida".

El famoso mapa lingüístico -la idea de que la parte delantera de su lengua es dulce y la parte posterior amarga - no fue refutada hasta 1974.

El científico Bosker dijo que el mayor problema es que la mayoría de la gente ni siquiera sabe la diferencia entre sabor y olor.

"Asumimos que todo lo que sucede en nuestra boca está relacionado con el gusto, que no es cierto", explicó. "Uno confunde uno por el otro, cuando nunca confundiríamos la vista y el sonido". Un estudio que citó del Centro de Olfato y Gusto de la Universidad de Pensilvania encontró que la mayoría de las personas ni siquiera pueden diagnosticarse correctamente.

Las personas que se quejaron de perder su sentido del gusto tenían tres veces más probabilidades de haber sufrido un trastorno del olfato.

Pero hay esperanza. Diferentes investigaciones realizadas por la Clínica del Olfato y el Gusto de la Universidad de Dresden encontró que los receptores de olfato en nuestro cerebro pueden crecer con el ejercicio. Incluso aquellos con apenas un olfato promedio pueden aumentar el tamaño de sus bulbos olfativos a través de un régimen de probar una media docena de aromas dos veces al día, durante unos 30 segundos cada uno.

"Lo primero que tenemos que hacer es superar nuestro desdén por el sabor y el olor", dijo Bosker. Es una curiosa paradoja: los humanos iluminados hoy se obsesionan por gastar tiempo y dinero para encontrar comida que sepa mejor, ya sea los arándanos orgánicos o el café de la tercera ola, y sin embargo, continuó: "Rara vez nos entrenamos para probar bien.

Dejamos que el precio, las etiquetas y las descripciones de los menús sustituyan nuestras propias experiencias sensoriales".

Aquí hay tres pasos para lograr una nariz más evolucionada.

1
ESTABLEZCA SU LÍNEA

 

OLER


Incluso si estás haciendo esto para apreciar mejor el vino o la comida, afilar tu sentido del olfato no empieza en la mesa.

Para establecer un nivel básico de olfato -su propio grupo de control centrado en el olor, en otras palabras-, el fumar está fuera, por razones obvias. También prohibido: el café, el alcohol, la salsa picante, el perfume y la colonia, el champú excesivamente fuerte, mucha sal y la pasta de dientes.

Muchos sommeliers también se niegan a beber cualquier cosa por encima de la temperatura tibia, que también significa que no hay té o sopa caliente.

1
 

 

OLER


Un ejercicio útil, dijo Bosker, es tratar de describir todos los olores en el transcurso de tu rutina diaria. Podrías percibir notas del champú que usas cada mañana, hasta la pasta de dientes que usas por la noche. Empújate para ir más allá de las descripciones obvias: menta, fresca, refrescante, dulce.

Tener las palabras correctas para describir lo que estás probando es esencial para entenderlo y para comunicarle a otros, por lo que terminas con descripciones floridas en botellas y revistas de vino: "calcáreo", "gomoso", "aterciopelado", "de esencia tostada".

1
EJERCITE SU NARIZ

 

OLER


El costoso atajo es un kit de 400 dólares llamado Le Nez du Vin. Es una colección de pequeños frascos de vidrio que contienen versiones líquidas del aroma de la hierba, el humo, la mora y el arándano, hasta un total de 54 aromas diferentes (si el vino no es de su preferencia, otros kits se enfocan en el whisky y el café).

"En lugar de abdominales, olía cuatro de estos frascos todos los días", dijo Bosker. "Entonces yo alternaba cada semana, tratando de internalizar lo que es grosella negra, o limón, y luego hacerlos a ciegas al final de la semana, para ver si los dominaba. Y al final del mes, eran como tarjetas de olor".

Al parecer, funcionó. Cuando Bosker fue a su examen de sommelier, olfateó la frambuesa madura, la fresa, la zarzamora, el ciruelo, el arándano, el cassis, con una pizca de pizazinas, para deducir correctamente que era un Cabernet Sauvignon de California, de uno a tres años, antiguo.

Bosker también comenzó a recoger información que había descuidado antes, "pequeñas pistas que añaden textura y riqueza a la vida cotidiana", dijo. Empezó a discernir los vecindarios de Nueva York que tienen un olor específico, y se sintonizó con el olor de cuando la tierra está mojada después de una lluvia.

¿El único inconveniente? Comenzó a tomar conciencia de los olores específicos en las estaciones de metro. Ahora, dijo, hay "pistas que me dicen dónde estamos antes de llegar allí".