AFTEROFFICE
BUENA VIDA

El olfato que remite a la inolvidable infancia

Todo lo que percibes con la nariz tiene un significado especial. No es casualidad que cuando vayas a determinado lugar recuerdes ese momento en que fuiste niño, pues hoy en día todo es marketing.
Redacción
29 abril 2014 22:40 Última actualización 30 abril 2014 5:0
Olores. (Cortesía)

Olores que regresan el tiempo. (Cortesía)

No es casualidad que un lugar esté impregnado por X o Y fragancia, todo es marketing.

Las nuevas estrategias están enfocadas a la estimulación del olfato a través de la creación de olores que no sólo se impregnan en el ambiente, también en el inconsciente de las personas.

Estudios realizados por la empresa de aromatizantes Ambi Pur y la Universidad Rockefeller de Nueva York aseguran en que los seres humanos recordamos el 35 por ciento de lo que olemos.

La empresa Marketing Olfativo, dedicada a diseñar olores para cada ambiente, también aromatiza escuelas, áreas infantiles, tiendas y hasta hogares con fragancias que influyen en los estados de ánimo. El clásico olor a talco, que remite a la “cuna” y, por lo tanto, tranquiliza.

Según la empresa española, con presencia en México desde 2010, la memoria olfativa puede retener hasta 10 mil aromas y, además, se conecta con el área del cerebro de las emociones y los recuerdos.

No es extraño que algunos olores nos trasladen inmediatamente a la infancia.Cuenta con seis líneas de fragancias: frutales, de alimentos, cosméticos, amaderados, vegetales y florales.

Hay perfumes que cualquier niño o cualquier adulto con el síndrome de Peter Pan quisiera tener en su cuarto, como el de palomitas de maíz, chocolate o fresa.