AFTEROFFICE
DEPORTES

El ocaso de los ídolos del Atletismo

Durante ocho años el jamaiquino Usain Bolt y el británico Mo Farah dominaron el atletismo, actualmente y de cara al Mundial de dicho deporte en Londres, ambos atletas piensan en decir adiós a sus respectivas carreras.
Alain Arenas
01 enero 2017 20:50 Última actualización 02 enero 2017 4:55
(Especial)

Mo Farah y Usain Bolt ganaron sendas medallas olímpicas de oro en sus respectivas pruebas y dominaron durante 8 años el Atletismo. (Especial)

Usain Bolt y Mo Farah pondrán fin a su carrera en los campeonatos de atletismo que se disputarán en Londres. Sus capacidades físicas y su equipo de trabajo les permitieron dominar en los últimos ocho años.

El estadio de Osaka, Japón, fue el escenario en el que en 2007 Usain Bolt y Mo Farah debutaron en los Campeonatos Mundiales de Atletismo.

El británico, en aquel entonces de 24 años, y el jamaiquino, de 20, no tuvieron una buena competencia y ambos terminaron sus pruebas en sexto lugar. En 2008, en los Juegos Olímpicos de Beijing, tuvieron revancha y ganaron sendas medallas de oro. Ese fue el principio de su dominio en los siguientes ocho años en el que el caribeño se apropió de los blasones mundiales y olímpicos en 100, 200 y relevo 4x100 metros, mientras que el británico hizo lo suyo en 5 y 10 mil metros.

Bolt anunció que los campeonatos mundiales de atletismo de Londres
–que se realizarán del 5 al 13 de agosto- serán las últimas competencias en las que participará. En octubre pasado aseguró que sólo correrá en los 100 lisos; pero los organizadores no descartan el doblete.

“Después del año olímpico, generalmente los velocistas bajamos el nivel de preparación debido al cansancio, por lo que algunos no competimos en múltiples pruebas. Es el caso de Bolt, quien no quiere lesionarse en una eliminatoria, por ejemplo, en 200 metros. Le dio prioridad a la prueba que domina”, señala José Carlos Herrera, velocista mexicano de 200 metros.

Herrera dice que el éxito de Bolt también se debe al respaldo de su equipo de médicos y de patrocinadores. “Cuando se lesionó de los isquiotibiales previo a los Juegos de Río, pudo viajar a una clínica de Alemania para recuperarse. Sin el aporte económico de sus patrocinadores hubiera sido imposible que se trasladara para rehabilitarse y quizá no hubiera competido en Brasil. Entre más apoyo tenga un atleta, algunos procesos se vuelven más asequibles”.

Farah mencionó, tras los Juegos Olímpicos de Río 2016, que la justa mundialista de Londres sería la última competencia de su carrera. Pero a finales de agosto, dijo al diario británico The Guardian, que podría competir hasta los Juegos de Tokio 2020 y que incluso podría hacerlo sólo en la prueba de maratón, pero que la decisión estaba sujeta a si su familia lo aprobaba.

“Cambiar a la gran ruta, luego de que corres 5 o 10 mil metros, es una prueba de adaptabilidad muy exigente para el cuerpo. Pero demostró que lo puede correr y con buenos tiempos, pese a que no es un especialista. El problema que se le puede presentar es que tendrá una carga de trabajo muy fuerte por años y especialmente a los maratonistas les afecta y podría presentar lesiones”, explica Juan Luis Barrios, fondista mexicano que también corrió 5 y 10 mil metros y que quiere especializarse en maratón.

Barrios dice que Farah tiene cualidades atléticas extraordinarias y que estará motivado porque los mundiales de atletismo se realizarán en la ciudad en la que vivió el británico.

“Cuando entrenas 5 o 10 mil quizá puedes hacer dos o tres repeticiones de la prueba al día, pero con el maratón no, porque tienes que segmentar las fases de entrenamiento. Muchos maratonistas no pueden mantener el ritmo y es algo que tendrá que enfrentar”.