AFTEROFFICE
buena vida

El 'must' para el invierno

Acorde a su gusto y estilo, elija el abrigo que mejor le quede y proteja del frío. Para elegir el más adecuado, René Martínez Covarrubias, subdirector de Diseño de la Universidad Jannette Klein, brinda una breve guía en la que encontrará uno que se adapte tanto a su gusto como a sus necesidades y presupuesto.
Rosario Reyes
29 diciembre 2014 21:52 Última actualización 30 diciembre 2014 5:0
“Clásico no debe ser sinónimo de aburrido, por lo que puede buscar algún detalle en bolsas, botones, cuellos y mangas", sugiere Martínez Covarrubias. (Cortesía)

“Clásico no debe ser sinónimo de aburrido, por lo que puede buscar algún detalle en bolsas, botones, cuellos y mangas", sugiere Martínez Covarrubias. (Cortesía)

Esta temporada el abrigo debe ser una prenda indispensable en su guardarropa, y para elegir el más adecuado, René Martínez Covarrubias, subdirector de Diseño de la Universidad Jannette Klein, brinda una breve guía, en la que seguramente encontrará uno que se adapte tanto a su gusto como a sus necesidades y presupuesto.

La silueta en “A”, ajustada del talle que se abre ligeramente en la parte baja, y los abrigos de corte recto favorecen prácticamente cualquier figura. En cuanto al estilo, siempre viene bien uno de corte clásico, sin demasiados detalles, que lo mismo pueda usar con ropa casual que con un look ejecutivo.

“Clásico no debe ser sinónimo de aburrido, por lo que puede buscar algún detalle en bolsas, botones, cuellos y mangas. Los abrigos de inspiración militar son mucho más severos y estructurados, hay algunos de corte deportivo y otros específicamente para ocasiones de gala con detalles decorados en pedrería, aplicaciones o piel. Recuerde elegir siempre uno con el que se sienta cómoda y que refleje su estilo”, dice el experto.

En cuanto a los materiales, las opciones son diversas. Aunque los abrigos más conocidos son aquellos hechos en paño de lana, existen otros con nylon, tejidos sintéticos y acolchados. “Éstos pueden darnos un look más deportivo, mientras que los hechos en piel de pelo tendrán siempre un look más sofisticado. Es importante no encasillarnos dentro de una categoría, pues actualmente las tendencias nos permiten unir referencias que parecen estar alejadas entre sí. Lo importante es poder estar informados sobre qué piezas podemos combinar con el tipo de abrigo que ya tenemos”.

Un detalle atractivo es el color. Puede empezar su colección de abrigos con piezas de tonos básicos como camel, nude, negro, gris y azul marino, que son muy combinables, y poco a poco ir añadiendo otras opciones más atrevidas como blanco, metalizado, con estampados o con un contraste importante de texturas.

“La mayoría de los abrigos están diseñados para no pasar de moda de una temporada a otra y son piezas que, por el material con el que son elaborados, están pensados para durar. Siempre vale la pena invertir en un buen modelo, o dos, que puedan servirle a lo largo de varias temporadas”, concluye el diseñador.