AFTEROFFICE
deportes

El mexicano Albores prepara triatletas de alto rendimiento para Bélgica

José Roberto Albores Sánchez nació en Chiapas. En 2001 logró incorporarse en la matrícula de la Universidad de Lieja, allí se graduó con mención honorífica y comenzó a preparar a atletas de alto rendimiento, algunos de ellos con la ambición de llegar a Juegos Olímpicos.
Domingo Aguilar Mendiola
20 julio 2014 23:3 Última actualización 21 julio 2014 5:0
Albores fue reclutado para trabajar en Bélgica, y también lo hace con deportistas amateurs o de desarrollo medio. (Cortesía)

Albores fue reclutado para trabajar en Bélgica, y también lo hace con deportistas amateurs o de desarrollo medio. (Cortesía)

Compitió como triatlonista en México, pero decidió irse a Bélgica para estudiar educación física y así mantener con vida su sueño de ser entrenador y vivir del deporte. José Roberto Albores Sánchez nació en Chiapas. En 2001 logró incorporarse en la matrícula de la Universidad de Lieja, allí se graduó con mención honorífica y comenzó a preparar a atletas de alto rendimiento, algunos de ellos con la ambición de llegar a Juegos Olímpicos.

“Tengo dos jóvenes que están dentro del equipo nacional belga (Noah Servais y Eloise Piron) y con ellos estoy trabajando para que logren su clasificación olímpica. Durante cuatro años, junto con la Federación, diseñamos metas y objetivos mutuos para que el proyecto tenga éxito. La evolución del atleta debe ser eficiente para que se alcancen tiempos, se desarrollen aptitudes técnicas o capacidades fisiológicas. Dentro de un año deben estar a un nivel óptimo con el programa fijado. Si los objetivos de tiempo no se cumplen, pero sí se consigue que el atleta tenga un nivel fisiológico óptimo se puede decir que el plan se mantiene porque es un factor en el que se está trabajando bien.

Trabaja con ellos siete días a la semana. Alternan la bicicleta, el nado, la carrera, se adaptan a las condiciones del clima y los descansos suelen ser de recuperación activa. El objetivo de los seleccionados debe cumplirse en Río.

Noah Servais pertenece al programa Be Gold, el cual apoya a deportistas con dietas, fisioterapia, seguimiento deportivo científico, médico y todo lo que necesita un atleta de máximo nivel de exigencia. La condición que se le impone es terminar dentro de los primeros ocho lugares de las grandes justas. La Federación Belga de Triatlón está divida en dos partes: la francófona y la no francófona. Albores fue reclutado para trabajar en la primera, en que también trabaja con deportistas amateurs o de desarrollo medio.

“En México fui parte de un programa de la selección que se conformó antes de la realización de los juegos de Sidney. En 1999 me entrené en Cuernavaca todo el año. Desafortunadamente, todo el proyecto se vino abajo. Lo cancelaron. Entonces me regresé a Chiapas, en donde tuve que decidir si me iba a Ciudad de México o al extranjero”.

Roberto Albores tomó la segunda opción. En compañía de su novia armó maletas y se instaló en Bélgica. Una vez establecido, consiguió las credenciales que le permitieron crecer como entrenador.
“Siempre fue un sueño para mí. Seguir trabajando dentro del deporte y así fue”, dice con satisfacción.

Tuvo que certificarse, además, como salvavidas para poder dirigir deportistas que involucraran al nado como disciplina. En Seraing, ciudad en la que vive, creó un club para preparar a triatletas, jóvenes principalmente, aunque se podía integrar cualquier persona con el ánimo de competir de manera formal. Tiene alrededor de 50 alumnos y ha ido construyendo un prestigio que ya fue tomado en cuenta por la Federación Mexicana de triatlón, pero no se ha concretado una relación.

Los entrenamientos de triatlón consideran la dificultad de trabajar las diferentes disciplinas. “La bicileta es la parte más difícil de preparar porque necesitas una logística diferente. Estás en el exterior y debes evitar los carros, además de las dificultades del terreno”, asegura.