AFTEROFFICE
BUENA VIDA

El método para tener la seguridad necesaria 

Yago de Marta, experto internacional en oratoria y media training, revela en entrevista con EL FINANCIERO algunos secretos para el éxito en el mundo de la política y los negocios. El dinero, dice, se puede perder en cualquier momento, pero nunca las habilidades.
Rosario Reyes
30 septiembre 2014 22:8 Última actualización 01 octubre 2014 5:0
Yago de Marta ha impartido clases entre la clase poderosa de México. (Foto: Braulio Tenorio)

Yago de Marta ha impartido clases entre la clase poderosa de México. (Foto: Braulio Tenorio)

“Cualquier directivo que tenga una alta posición sabe que de su proyección depende si sale el negocio o no, si sale la venta; entiende que mejorar su comunicación es ganar dinero”, asegura Yago de Marta, experto internacional en oratoria y media training, quien brinda capacitación a directores, candidatos políticos y otros profesionistas de alto nivel en España, México, Chile, Puerto Rico, Panamá, Estados Unidos, y Andorra, entre otros países. Trabaja entre el DF y Miami, de donde se mueve a las ciudades que lo soliciten, siempre por recomendación de otros clientes.

La discreción es un punto importante, pues el experto se reserva los nombres de los ejecutivos y candidatos políticos que ha preparado y, a su vez, los clientes no suelen presumir que han recibido sus servicios más allá de un círculo reducido, lo que genera la cadena de recomendaciones.

Entrenador de los equipos de debate de la Universidad de Zaragoza (España), Centro de Investigación y Educación Superior, CIDE (México), y la Universidad Interamericana de Puerto Rico, entre otras instituciones educativas, el especialista ha sido subcampeón dos años consecutivos en los Mundiales de Debate en Español, y es profesor e invitado en diversas universidades de su natal España, entre otros logros en el campo de la oratoria y la comunicación.

Este es un trabajo personal, dice, en el que proporciona herramientas para que cada persona logre una mejor faceta de sí mismo.

___ “Me he encontrado con altísimos directivos que no pueden llegar más allá porque les da pena hablar en público”, platica, y reconoce que otro problema que enfrentan los altos ejecutivos es la dificultad para transmitir un mensaje adecuado y atractivo sobre sus empresas, así como quienes conocen técnicas de venta, pero que requieren más determinación al hablar.

Sus tres ejes de trabajo son el mundo de los negocios, la política y los trabajadores sociales, a quienes llega a través de fundaciones en las que imparte estas técnicas.

___ “Con cada persona trabajo diferente, porque depende de lo que son; más que un traje a la medida, es tomar una pieza de mármol y, como decía Miguel Ángel, ir liberando la escultura”, afirma.
Invertir en uno mismo es el mejor negocio, concluye el experto.

“Podemos tener mucho dinero, pero si mañana hay una crisis, se pierde. Lo que nunca perderemos, son nuestras habilidades; si somos capaces de hablar bien en público, seremos capaces siempre de mover a la gente a la acción, de conseguir una venta, de seducir, de animar, y eso es el único patrimonio que permanece con nosotros, nuestra habilidad de hacer cosas”.