AFTEROFFICE
CULTURAS

El mercado del arte rebaja a los viejos maestros

Las obras de los clásicos maestros como Caravaggio han sufrido una rebaja en sus precios, pues artistas contemporáneos como Andy Warhol o Jeff Koons son los que dominan las subastas, con precios que pueden rebasar hasta los 100 millones de dólares. 
Bloomberg
27 enero 2015 22:7 Última actualización 28 enero 2015 5:0
Etiquetas
Bronzinio. 'Retrato de hombre con libro' (siglo XVI). Está valuado entre 8 y 11 mdd.

Bronzinio. 'Retrato de hombre con libro' (siglo XVI). Está valuado entre 8 y 11 mdd.

Ese Caravaggio de 3 millones de dólares parece una ganga al lado de un Andy Warhol de 81.9 millones de dólares.

Esta semana en la venta neoyorquina de arte conocida como Old Masters, o Maestros Antiguos, donde se ofertan pinturas, dibujos y esculturas de los siglos XV al XIX, las casas de subastas tratarán de reducir un poco la discrepancia entre los precios récord comandados por el arte de posguerra, moderno y contemporáneo, y las estimaciones mucho más bajas para las obras más antiguas.

Old Masters era la categoría más popular hasta la década de 1980, pero ahora es una pequeña porción del mercado del arte, por lo que renovar el interés no será fácil. En 2013 ese grupo representó el 10% del valor del mercado del internacional, con poco más de mil millones de euros (mil,100 millones de dólares) en ventas, de acuerdo con la European Fine Art Foundation.

“No hay una conexión real entre los dos mercados”, resalta Otto Naumann de la galería Otto Naumann Ltd de Nueva York, que se especializa en los viejos maestros. “Son dos campos totalmente diferentes. Sólo que a ambos se les denomina arte”.

Pero eso no impedirá que las casas de subastas hagan su intento. Uno de los lotes más caros de la semana en Christie’s es un cuadro de Agnolo Bronzino del siglo XVI, estimado en el rango de los 8 millones a 12 millones de dólares, que no pudo venderse en la misma casa de subastas en 2013.

El catálogo de Christie’s compara dicha obra con el retrato que hiciera Warhol de Mao (1977), y la pintura de Lucian Freud The Brigadier.
El catálogo también compara una pintura al óleo de un jarrón con flores realizada por el artista alemán del siglo XVI Ludger Tom Ring II con el trabajo de Jeff Koons Small Vase of Flowers, una escultura de madera policromada de 1991. La naturaleza muerta de Ring está valorada en 400 mil a 600 mil dólares. Mientras que la escultura de Koons se vendió por 2.3 millones de dólares en Christie’s en mayo de 2005. Más recientemente, otra obra de Koons, una escultura naranja de acero inoxidable de casi 4 metros de altura alcanzó los 25.9 millones de dólares en noviembre en Nueva York en la misma casa de subastas.

Pese a la intención de revalorizar las obras antiguas, algunos comerciantes no creen que la estrategia funcione.

“La disparidad entre Andy Warhol y los antiguos es demasiado amplia para salvarla”, dijo Richard L. Feigen, comerciante de Manhattan y experto en pinturas clásicas cuya galería lleva, juntamente, el nombre de Grandes Maestros.

Warhol fue el artista mejor vendido en subasta en todo 2014, según la firma de investigación Artnet. Su Triple Elvis, una serigrafía de 1963 del rey Presley, se vendió por 81.9 millones de dólares, mientras que Four Marlons, un lienzo de 1966 de Marlon Brando, alcanzó los 69.6 millones de dólares. Ambas obras se vendieron en noviembre en Christie’s, en Nueva York.

NO SON BARATAS, PERO...

Aunque no son exactamente baratas -Sotheby’s tiene 16 obras valoradas por encima del millón de dólares- la jornada de ventas Old Masters que arranca el 27 de enero no se acercará al récord de 2 mil 300 millones de dólares obtenidos por el arte impresionista, moderno, contemporáneo y de posguerra vendido en noviembre en Nueva York.
Esta semana, Sotheby’s, que está ofreciendo en cinco subastas 728 lotes valorados entre 74 millones y 106 millones de dólares, venderá 17 pinturas de la colección de Jacqui Safra, un miembro de la multimillonaria familia de banqueros Safra.

Safra, quien solía producir películas de Woody Allen, dejó en consigna obras que incluyen una pintura al óleo del panteón en Roma, hecha por Giovanni Paolo Panini en 1732, valuada en 3 a 5 millones de dólares, en tanto que un cuadro de Canaletto, una vista de Londres desde el parque Saint James, está estimada entre 4 y 6 millones de dólares.
Un óleo sobre cobre de 1596 representando al paraíso, obra de Jan Brueghel el Viejo, está valorado en 3.5 a 4.5 millones de dólares. La detallada escena muestra a los animales que acuden al arca de Noé y fue vista en público sólo una vez, en una exposición de 1998 en Ámsterdam.

Las ofertas de Christie’s son un poco más modestas, con 475 lotes estimados en conjunto en 63 millones a 95 millones de dólares. Destacan 119 bronces y relojes de la colección de Peter Guggenheim (descendiente de la familia minera Guggenheim) y su socio John Abbott.

Una pintura temprana de Michelangelo Merisi da Caravaggio de un joven pelando una fruta, valorada en 3 a 5 millones de dólares, fue exhibida ya en 1791 en Londres.

Parte de la desconexión que hay entre los precios que alcanzan los maestros antiguos y el arte contemporáneo obedece a la procedencia de la obra, o el historial de propietarios, y la autenticación de una obra, explica Naumann. Las obras de arte muy antiguas tienen muy poca documentación, o ninguna en absoluto.

“Ésa es una razón de por qué lo contemporáneo es tan costoso y los viejos maestros no, hay tantas interrogantes con los maestros antiguos”, dice Naumann.

Una obra atribuida al pintor flamenco Anthony van Dyck, valorada en 150 mil dólares en Sotheby’s, se exhibió hace 14 años en el Metropolitan Museum of Art como una obra del retratista británico William Dobson. Y 50 años antes había sido expuesta en la Royal Academy of Arts de Londres como un Van Dyck. En su catálogo para esta semana de ventas, Sotheby’s describió el trabajo de Dobson, afirmando que su “manejo más amplio y seco de la pintura no sugiere su autoría de este lienzo”.

Además, las obras de los maestros antiguos no están de moda, especialmente entre los gestores de fondos hedge (de cobertura o de inversión alternativa de alto riesgo), dijeron los marchantes de arte.
“Estos tipos no van a comprar pinturas de maestros antiguos, incluso si escuchan que los precios son una fracción de los del arte contemporáneo”, señala Feigen. “¿Cómo se verá en un loft en el bajo Manhattan?”

Sin embargo, la categoría Old Masters está mostrando ciertos indicios de vida. En diciembre en Londres, la venta en la subasta de antiguos maestros y Pintura Británica de Sotheby’s totalizó 54 millones de libras (80.9 millones de dólares), por encima del máximo estimado de 44.9 millones de libras. La subasta incluyó a Rome, from mount aventine, un paisaje de 1835 de la capital italiana firmado por J.M.W. Turner que se vendió en 30.3 millones de libras, estableciendo un récord de subasta para el artista.

“Los compradores son en su mayoría estadounidenses o europeos, hemos tenido contactos con coleccionistas rusos y chinos, pero no compran”, asegura sobre las ventas en esta categoría Henry Zimet, presidente de la galería neoyorquina French & Co. especializada justamente en ese arte anterior a 1850.