AFTEROFFICE
CULTURAS

El más grande montaje que se haya hecho sobre 'El Rey León' en México

Más de 70 esculturas animadas, 215 cambios de vestuario, tecnología de punta y una música espectacular, conforman el nuevo musical de 'El Rey León', que llega al Teatro Telcel para dejar con la boca abierta a los capitalinos. 
Rosario Reyes
08 mayo 2015 11:49 Última actualización 08 mayo 2015 11:56
"El Rey León", una puesta en escena espectacular. (Tomada de Twitter)

"El Rey León", una puesta en escena espectacular. (Tomada de Twitter)

Si eres fan de la película, el musical te fascinará. Desde el lobby del Teatro Telcel, donde abre temporada El rey león, se crea un ambiente salvaje y tierno a la vez: el rostro del icónico personaje de Broadway luce en un sitio especial para fotografías y en las islas donde se vende memorabilia se ofrecen desde camisetas hasta peluches. Mientras, los espectadores van ocupando sus asientos, el elenco tras el telón es ruidoso; entre cantos, risas y aplausos, aguardan por la tercera llamada.

El montaje es una sorprendente mezcla de tradición y modernidad. La escenografía móvil va más allá de los sofisticados engranajes propios de este tipo de producciones y se apoya en el ensamble de artistas que bailan y cantan simulando la imponente belleza de la jungla, una estampida de ñus o una noche con luciérnagas, además de dar vida a los entrañables protagonistas de la trama: Rafiki, Scar, Mufasa, Simba, Nala, Sazú, Timón y Pumba, entre otros.

Shirley Hlahatse, Flavio Medina, Jorge Lau, Carlos Rivera, Fela Domínguez, Ricardo Zárraga, Alfonso Borbolla y Sergio Carranza actúan junto a un ensamble de 36 artistas y los niños Oscarín Aguilar, Fernando Barrón, Sergio Maya, Nicole Florencia, Natalia Quiroz y Paulina Sandoval, alternan como Simba y Nala cachorros.

La conocida trama se revela misteriosa, sobre todo por la forma en cómo se resolverá en escena. “Esta es la verdadera tercera dimensión”, declaró el productor Thomas Schumacher en una conferencia previa, al bromear con el coreógrafo Garth Fagan, quien contó que los bailarines mexicanos son virtuosos, pero se mostraron (como todos los elencos de las 23 producciones en el mundo que se han realizado desde el estreno del musical en Broadway, donde permanece desde 1997) un tanto extrañados por tener interactuar con marionetas.

Ése es el gran hallazgo: el uso de cicloramas para indicar momentos dramáticos, como el nacimiento de Simba y su retorno a Roca Real convertido en un aguerrido león, cacerías o estampidas, y la extensión de los cuerpos de los artistas que manipulan las marionetas diseñadas por Julie Taymor, quien además es la directora del montaje para el cual creó el vestuario, las máscaras y las esculturas animadas, que en ciertos momentos de la obra, interactúan con el público.

La obra, como la película, cuenta la historia de Simba, un pequeño león que pierde a su padre y se culpa de su muerte, pues éste los salvó de una estampida, pero lo que en realidad sucedió, es que su tío les puso una trampa para matar al rey. Al morir Mufasa, Scar toma el poder del reino y convence a Simba de huir para que los súbditos no lo culpen de la muerte del rey.

Simba crece lejos de los leones, pero su naturaleza se impone y tras enfrentar sus miedos, animado por su amiga de la infancia Nala, vuelve para recuperar el trono y hacer que resurja la Roca Real, sometida por Scar y su séquito de hienas.

La compañía en México está integrada por más de 160 personas, entre ellas 52 actores y 12 músicos bajo la dirección de Isaac Saúl. Con más de 70 esculturas animadas, 215 cambios de vestuario y un sofisticado equipo de audio que incluye 200 bocinas, los 20 números musicales (entre cantos sudafricanos y versiones al español de Aleks Syntek y Armando Manzanero sobre los temas escritos originalmente por Tim Rice y Elton John), son una sorpresa constante y llevan al espectador por una serie de emociones que, incluso, llegan a sacar alguna lágrima a los más entregados.

1
   

     

El Rey León