AFTEROFFICE
CULTURAS

El legado de Soriano tendrá museo en 2015

Con una inversión de 120 millones de pesos, el próximo año se inaugurará en Cuernavaca el Museo Juan Soriano, cuya construcción está a cargo del arquitecto Javier Sánchez Corral.
Rosario Reyes
04 junio 2014 22:22 Última actualización 05 junio 2014 5:0
Museo Juan Soriano

Así lucirá una parte del Museo Juan Soriano. (Cortesía)

La integración a la vida cotidiana de Cuernavaca es el eje del Museo Juan Soriano, que se inaugurará a finales de 2015.

El proyecto estará a cargo del arquitecto mexicano Javier Sánchez Corral, del despacho JSa Arquitectura, quien resultó ganador del concurso convocado por el gobierno del estado de Morelos y el Conaculta, se anunció ayer en rueda de prensa.

“La idea era que todo el terreno debería albergar la obra de Soriano, por eso es que el jardín se convierte en una gran parte de la exposición”, explica en entrevista Sánchez Corral, quien se dice admirador de la obra plástica del autor tapatío.

“Pensamos que incluso el museo podía desbordar la ciudad y pudiera generar una conexión muy fuerte con las entradas al espacio, y que de alguna manera no hubiera un límite entre la urbe y un lugar público”, añade el proyectista.

Con una inversión de 120 millones de pesos, en un terreno de 8 mil metros cuadrados, que conservará 5 mil metros cuadrados de jardín, el recinto albergará todo el acervo de la Fundación Juan Soriano y Marek Keller.

Creador del Museo del Estanquillo y del Centro Cultural de España, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, Javier Sánchez Corral preservará prácticamente todos los árboles del terreno y aprovechará características de la geografía del lugar, como el apantle que lo atraviesa, para integrarlos a su propuesta, construida sobre el nivel del jardín. Con ello pretende lograr, además de la sensación de que el sitio está suspendido en el aire, un paso peatonal gratuito.

“Quisimos hacer un edificio de concreto que pueda envejecer dignamente”, precisó el arquitecto, quien aprovechó dos casas existentes en el terreno que, si bien se volverán a construir, permitirán respetar las áreas verdes.

“También hay una barranca que cae a un río y vuelve a subir, el zócalo está en la parte alta y desde ahí se ve todo el centro cultural; en realidad el edificio representa una parte pequeña del terreno”, concluye Sánchez Corral, quien considera a ésta su obra más importante hasta el momento.