AFTEROFFICE
DEPORTES

El legado de Neymar al futbol

Tras la compra del delantero por el Paris Saint-Germain, el valor de mercado de los futbolistas se incrementará drásticamente para los siguientes fichajes.
Alain Arenas
17 agosto 2017 23:1 Última actualización 18 agosto 2017 5:0
Neymar

(Especial)

El fichaje de Neymar por el Paris Saint-Germain encarecerá el precio de los futbolistas en los siguientes mercados de fichajes. Este fenómeno no se detendrá hasta que exista una entidad fiscal u otra institución que regule los costos, señala Manuel Molano, director general adjunto del Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO).

Molano cuenta que no es un fenómeno inflacionario. Para que éste dé, debe haber una entidad fiscal regulatoria, la cual es inexistente el mundo del futbol. Lo que sí provocará esta contratación -menciona- es la llamada enfermedad holandesa (fenómeno económico ocurrido en los años 60 como consecuencia del descubrimiento de grandes yacimientos de gas natural en Slochteren; las divisas aumentaron considerablemente) en los siguientes periodos de transferencias.

“Este fenómeno consiste en que el capital de un país, en esto caso Qatar, porque de ahí proviene la mayoría de los patrocinios del PSG, aumente los costos de un activo, como son los futbolistas. Como consecuencia, sólo los clubes que tengan la misma fuente de ingresos, es decir, la explotación del petróleo árabe, podrán competir en un futuro para adquirir los jugadores más costosos”, afirma.

El Manchester City es otro club que se vería favorecido por esta tendencia. El equipo pertenece al jeque emiratí Sulaiman Al-Fahim, y sus patrocinadores principales son el Departamento de Turismo y la aerolínea Etihad Airways, ambos originarios de ese país. Emiratos Árabes Unidos es la séptima nación con la mayor producción de petróleo del mundo, según un informe de Forbes.

El club inglés gastó en las adquisiciones de los defensas Benjamin Mendy (57.5), Kyle Walker (51) y Danilo (30), el mediocampista Bernardo Silva (50) y el portero Ederson (40) un total de 228.5 millones de euros, según cifras del portal Transfermarkt. Fue el único que este verano adquirió cinco jugadores cuyo valor de mercado era igual o superior a los 30 mde.

En cambio, otros equipos se verán afectados por esta nueva condición. El ejemplo es el Barcelona, que contrató a Paulinho por 40 millones de euros de apenas el lunes pasado, proveniente del Guangzhou Evergrande, de China. Dos años antes, el jugador fue transferido del Tottenham al club asiático por menos de la mitad de esa cifra (14 mde).

“Este fenómeno sólo lo puede detener la UEFA, mediante su reglamento del fair play financiero. Si el organismo demuestra que el PSG recibió menos dinero en patrocinios de lo que gastó en este mercado, lo puede sancionar sin fichar en los siguientes periodos de transferencias e incluso ponerle una multa económica ejemplar. Lo anterior podría alertar a otros clubes a analizar si vale la pena romper este lineamiento”, menciona Francisco San José, catedrático de la Escuela de Ciencias del Deporte de la Universidad Anáhuac.

Pero el PSG encontró la forma de doblar el fair play financiero. Cuando el equipo necesita obtener una mayor cantidad de fondos para fichar, sus patrocinadores –entre los que resaltan el Departamento de Turismo qatarí- le liberan más dinero para que pueda comprar más futbolistas en el mercado de transferencias, según el diario español Marca. Con esta estrategia, asegura la publicación, sus finanzas están equilibradas.
Guillermo Delgado, director de operación y análisis de la asesora de inversiones Black Wallstreet Capital Partners, expresa que el club francés se recapitalizaría en poco tiempo.

“No es una inversión fallida si el futbolista trae nuevos patrocinadores, incrementa la venta de playeras y atrae a más aficionados al estadio. Si mantiene su rendimiento, el PSG podría recuperar el dinero invertido en dos o tres años”, calcula el directivo.

Delgado añade que la compra de Neymar no deja de ser una inversión de alto riesgo, porque no hay una certidumbre de si rendirá al mismo nivel que lo hizo con el Barcelona o si se mantendrá libre de lesiones graves. Si una de estas aparece, señala, no habrá forma de que el PSG recupere su dinero porque se invierte en capital humano.

“Si esto sucediera sería una pérdida mínima para los qataríes. Perder 222 mde es como perder una bolsa de cacahuates para ellos. Sin embargo, corren el riesgo que las inversiones en el futbol terminen por no ser redituables cuando se les acaben los yacimientos petrolíferos.

Los saudíes, a diferencia de ellos, no hacen grandes inversiones en este tipo de espectáculos porque saben que es una mejor estrategia invertir en universidades, turismo y otros rubros”, ahonda Molano.
El PSG podría aumentar su gasto en el mercado de fichajes si compra al joven delantero Kylian Mbappé. La operación rondaría los 180 mde.