AFTEROFFICE
CULTURAS

El inglés domina Cannes

El diario inglés The Guardian no pudo ser más claro: "un virus anglófono está atacando Cannes". Y es que la mayoría de las películas que se presentan están habladas en inglés; toda una novedad para este festival caracterizado por su cosmopolitismo.
AP
22 mayo 2015 14:6 Última actualización 23 mayo 2015 5:0
El director Paolo Sorrentino (hasta la derecha) ha optado por el idioma inglés en su última cinta. (AP)

El director Paolo Sorrentino (hasta la derecha) ha optado por el idioma inglés en su última cinta. (AP)

CANNES, Francia. — El Festival de Cine de Cannes es casi la versión cinematográfica de Naciones Unidas. Usualmente suele ser visitado por gente de todos los países. Pero en esta ocasión, el certamen tiene una característica muy peculiar: casi todas las películas están habladas en inglés. 

Aunque sólo hay dos cineastas estadounidenses en competencia por la Palma de Oro y no hay directores británicos, en la presente edición la élite de los cineastas europeos decidió trabajar con un idioma diferente al suyo. En un continente que ha visto con reticencia cómo el inglés se convierte en la lingua franca internacional, se temía que el cine europeo contemporáneo se perdiera con el cambio de idioma. Por ejemplo, el diario The Guardian señaló que un "virus anglófono" está atacando Cannes. 

El miércoles, el italiano Paolo Sorrentino estrenará su segunda película en inglés, Youth, con Michael Cain y Harvey Keitel. Otros nombres destacados de la cinematografía internacional Joachim Trier de Noruega, Matteo Garrone de Italia, Yorgos Lanthimos de Grecia y Michel Franco de México, debutarán en inglés. El martes cineasta quebequense Denis Villenueve, nominado al Oscar por su cinta en francés Incendies, estrenó su película de suspenso sobre la frontera entre México y Estados Unidos, Sicario.

A medida que el festival se ha desarrollado muchos directores han defendido su decisión de cambiar de idioma para satisfacer la curiosidad creativa y por las oportunidades que esto les ofrece.

Tras realizar la cinta nominada al Oscar, Dogtooth, y su continuación Alps, Lanthimos se mudó de Grecia a Londres. Su cinta para Cannes, The Lobster, protagonizada por Colin Farrell y Rachel Weisz, demostró que no ha perdido la idiosincrasia en su historia satírica sobre personas solteras que pueden ser convertidas en animales si no encuentran pareja.

"No sé por qué tanto escándalo", dijo Lanthimos. "Es algo que ocurre en esta época y en este tiempo, la gente vive en todas partes y va a cualquier parte. Supongo que es raro, una coincidencia interesante, pero fuera de eso no creo que signifique más. En mi caso, definitivamente, fue más fácil hacer una película en inglés y tener más recursos que lo que tenía en Grecia, así que esa es parte de la elección".

Garrone, el director de la aclamada cinta de mafiosos, Gomorra, debutó en inglés con Tale of Tales a pesar de que se trata de una historia profundamente italiana adaptada de cuentos de hadas napolitanos del siglo XVII.

"No fue una elección premeditada", dijo Garrone. "El hecho de que rodara en Italia, el hecho de que todos vinieran a mi país, me ayudó a no dejar de sentir que tenía una relación muy cercana con mis raíces y mi cultura. Así que no me pareció traumático cuando cambié del italiano al inglés".

LA CONVENIENCIA DE HACER CINE EN INGLÉS

Esta transición se ha ido dando a lo largo del tiempo de F.W. Murnau a Roman Polanski y Alejandro González Iñárritu.

"Si quieres ir al mercado estadounidense quizá necesites hacer una película en inglés, pero a pesar de esto creo que todos los grandes cineastas hacen películas en su propio idioma", dijo el director del festival Thierry Fremaux, quien señaló que el inglés funciona como "el nuevo esperanto". "No sé si es una tendencia, ya veremos".

El mismo festival de Cannes alimenta el intercambio de talento. Es el mayor mercado cinematográfico del mundo y muchos de los elencos internacionales de las películas de este año se conformaron por acuerdos creados en ediciones anteriores de Cannes.

Estrellas más conocidas significan una mayor posibilidad de proyección y financiamientos mejores. Pero a veces las fortalezas de los cineastas se pierden sin subtítulos. Louder Than Bombs, del Noruego Joachim von Trier es un drama de los suburbios de Nueva York sobre una familia que se enfrenta a la muerte de su madre protagonizada por Gabriel Byrne, Jesse Eisenberg e Isabelle Huppert. Pero en su estreno en Cannes no fue tan bien recibida como las películas anteriores de Trier, Oslo, August 31 y Reprise.

"Estudié cine en Londres, en la Escuela Nacional de Cine y Televisión, así que hice muchos cortos en inglés y vengo de un país, Noruega, dónde sólo 5 millones de personas hablan el idioma", señaló Trier. "Así que me pareció que era un paso natural tratar de hacer también películas en inglés".

Para su película situada en Nyack, Nueva York, Trier estudió a los adolescentes estadounidenses en las escuelas con un ojo extranjero.
"Es agradable poder viajar, descubrir y buscar algo", dijo.