AFTEROFFICE
ciencia

Ártico registra nuevo récord de hielo... derretido

El Ártico debería estar congelándose de nuevo, pero científicos dicen que el hielo allí registró niveles bajos récord en noviembre debido a patrones climáticos naturales y al calentamiento global ocasionado por la humanidad.
AP
06 diciembre 2016 16:10 Última actualización 06 diciembre 2016 19:25
hielo en el Ártico. (Reuters)

Icehotel, Suecia Este hotel ubicado a 200 kilómetros del Círculo Polar Ártico cada año se derrite su estructura y se vuelve a edificar. Tiene habitaciones y suites de hielo bajo los techos abovedados, dando lugar una atmósfera de ensueño. Organiza actividades como salidas a trineos, esquí de fondo y entrenamiento de supervivencia. (Foto de Icehotel)

WASHINGTON.- Aunque este es el momento en el que se supone que el Ártico debería estar congelándose de nuevo, los científicos dicen que el hielo allí registró niveles bajos récord en noviembre.

En el crucial Mar de Barents, la cantidad de hielo flotando disminuyó en momentos en que se esperaría que estuviera creciendo.

El hielo del Océano Ártico alcanzó 9.1 millones de kilómetros cuadrados de extensión. Esto es 800 mil km cuadrados por debajo del récord establecido en 2006, una diferencia más grande que el estado de Texas. El Centro Nacional de Información sobre Nieve y Hielo señaló que fue el séptimo mes en este año que se establece un récord en baja.

"Están ocurriendo cosas locas allá. Es malo", dijo Jennifer Francis, científica marina de la Universidad de Rutgers.



El centro de información calculó que el hielo en el Mar de Barents, justo frente a Noruega, se redujo en 50 mil km cuadrados durante un mes que se supone es frío, pero no lo fue. El área es importante porque investigaciones recientes vinculan el hielo de mar ahí a cambios de clima extremoso en latitudes más bajas, aunque los científicos no han llegado todavía a un consenso sobre ese vínculo.

"Es casi seguro que habrá eventos climáticos inusuales este invierno", señaló Francis.

El hielo sobre el mar alcanzó niveles no vistos desde que se comenzó a monitorear la región con satélites en 1979. El aire en algunas partes del Ártico estuvo 10 grados Celsius más caliente de lo normal, y el agua del mar registró 4 grados Celsius sobre lo usual, lo que evitó que se formara hielo.

La científica Julienne Stroeve, del centro de información, atribuyó el hecho a patrones climáticos naturales y al calentamiento global ocasionado por la humanidad.