AFTEROFFICE
culturas

El gozo del arte sonoro hecho a partir del agua

El compositor Daniel Hidalgo utiliza el agua como inspiración para crear la exposición multimedia "H2O DF" que se podrá disfrutar gratuitamente en la Fonoteca Nacional a partir de hoy y hasta el 20 de diciembre. Pretende crear conciencia para cuidar el vital líquido.
Ma. del Refugio Melchor S.
21 octubre 2014 22:5 Última actualización 22 octubre 2014 5:0
Se trata de 14 piezas, en tres partes, que ofrecerán una experiencia única al público, afirma Daniel Hidalgo. (Edgar López)

Se trata de 14 piezas, en tres partes, que ofrecerán una experiencia única al público, afirma Daniel Hidalgo. (Edgar López)

Tres años le tomó al compositor y diseñador sonoro Daniel Hidalgo utilizar el agua como inspiración para crear la exposición multimedia H2O DF que se podrá disfrutar gratuitamente en la Fonoteca Nacional a partir de hoy y hasta el 20 de diciembre.

Se trata de 14 piezas, en tres partes, que ofrecerán una experiencia única al público. “La primera se compone de piezas de arte sonoro en la cual los únicos sonidos son los de agua grabados con un micrófono abajo del agua y tienen la característica de que los sonidos no están procesados, es decir, formalmente es un documental sonoro del agua”.

En la segunda, utilizó el agua como un elemento para musicalizar. “En este otro tipo de piezas, los sonidos acuáticos tienen instrumentos musicales, desde kalimbas, clarinetes, cornos, violín, piano, guitarra hasta una orquesta sinfónica”. Para estas dos partes la experiencia se completará con fotos.

En el tercer caso creó una pieza musical basado en la estructura molecular del agua, interpretada por la Orquesta Sinfónica de la Radio de Macedonia. El espectador escuchará la obra con audífonos y podrá observar tres películas grabadas en 35 milímetros, fotografiadas por Eduardo Martínez Solares, explica.

El proceso para realizar esta serie fue largo y laborioso. “Grabé charcos, coladeras, fuentes, me metí en un par de albercas, capté agua de lluvia. Después había que editar y catalogar todos los sonidos para empezar a construir las composiciones. También tomaba fotografías y al mismo tiempo iba componiendo la partitura; todo eso me llevó tres años”.

Cuando el artista mostró a sus conocidos sus composiciones acuáticas, el resultado fue sorprendente. “Una persona me dijo: ‘te agradezco que hayas hecho esto porque yo no me acordaba de la panza de mi mamá’, y en verdad nuestra primera experiencia sonora es en el vientre de nuestras madres, estamos acostumbrados a escuchar bajo el agua, es lo primero que escuchamos aun antes de nacer”.

Los efectos que crean estas piezas son diversos. “Hay algunas que son dulces, relajantes, pero hay otras estresantes”, dice el compositor, quien aprovechó el estímulo que recibió por parte del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA) para emprender este proyecto con el que pretende crear conciencia para cuidar el vital líquido.