AFTEROFFICE
CULTURAS

El futbol es el enemigo a vencer de las mujeres durante el Mundial

Un estudio del Centro de Especialización de Estudios Psicológicos en la Infancia (CEEPI) señala que durante los Mundiales se suele detectar problemas como descuido de la pareja, de la familia y hasta improductividad laboral. 
Sandra Aguilar
10 junio 2014 22:45 Última actualización 11 junio 2014 5:0
Miles de aficionados se dieron cita en el partido de despedida entre la Selección Mexicana de futbol y su similar de Israel.

Los hombres se pondrán la camiseta tricolor durante la Copa del Mundo. (Cuartoscuro)

Para la gran mayoría de las mujeres en México, el futbol es visto como el enemigo a vencer, deporte que cada cuatro años es más grande y más fuerte con la llegada de la Copa del Mundo, afirma la directora del Centro de Especialización de Estudios Psicológicos en la Infancia (CEEPI), Claudia Sotelo.

El CEEPI realizó un estudio de los efectos que tiene el Mundial en el hogar, el cual detectó, entre los problemas más recurrentes, un descuido de la pareja y de la familia, bajo rendimiento escolar e improductividad laboral. El análisis señala, además, que si la problemática no se “negocia” en el seno familiar, generará desaguisados.

“Son muy pocas las mujeres que pueden hacer del futbol un aliado para sacarle provecho a la situación, e incluso a la relación en pareja, desde el momento en que dicho deporte se utiliza como elemento de integración en todos los sentidos”, explica Sotelo en entrevista. “El conflicto no está en que el hombre esté atento al Mundial, lo que sucede es que destapa una situación que no esté funcionando del todo bien dentro de la pareja, y por ende se den las peleas. Es la gota que derrama el vaso”.

Las situaciones conflictivas desatadas por el futbol no se dan sólo durante las cuatro semanas en las que se lleva a cabo la Copa del Mundo, sino desde tiempo antes, desde que se planea qué hacer, advierte la experta. “Incluso hay quien prevé comprar hasta un televisor para la ocasión, lo que también puede desatar un conflicto”. Las disputas pueden ser constantes y provocadas por el hecho de que la vida familiar vea sujeta a los horarios de los partidos, añade Sotelo.

Las mujeres que toman el balón como pretexto para el desencuentro, por lo general tienden a rivalizar y son parejas conflictivas; otras, abunda la especialista, comparten con su pareja la emoción del deporte, hacen acuerdos e incluso dejan que los hombres disfruten de las transmisiones mientras ellas salen a hacer otras actividades.

Este ciclo, que se repite cada cuatro años alrededor del orbe, genera otros problemas, además de la baja productividad laboral y de rendimiento escolar: registra aumento de peso en adultos y algunos niños, aislamiento e incluso depresión cuando el equipo nacional pierde o queda eliminado.

“Les recomendamos que tengan mesura en todos los aspectos, desde lo que comen y beben hasta medirse a la hora de comprar estampitas para llenar los álbumes, televisores o en la contratación de sistemas de cable para ver todos los partidos”, destaca la especialista.

Sotelo recomienda establecer reglas claras para negociar. Los gastos deben preverse y basarse en la realidad de la economía familiar para evitar un endeudamiento innecesario. La pelota correrá desde mañana y sus consecuencias.