AFTEROFFICE
CULTURAS

El escritor Terry Pratchett muere a los 66 años

El autor británico de la serie fantástica 'Discworld' murió este jueves a causa de una enfermedad derivada del Alzhéimer. La editorial Transworld fue le encargada de difundir la noticia. 
Reuters
12 marzo 2015 16:10 Última actualización 12 marzo 2015 16:14
Terry Pratchett era uno de los escritores más famosos de Gran Bretaña. (Reuters)

Terry Pratchett era uno de los escritores más famosos de Gran Bretaña. (Reuters)

LONDRES.-  El autor británico de la popular serie de libros de fantasía de DiscworldTerry Pratchett, falleció este jueves a los 66 años debido a una enfermedad derivada del Alzhéimer, informó su editorial.

Pratchett murió en su casa, rodeado de su familia y mientras su gato dormía en su cama, precisó la editorial Transworld. Deja a su esposa Lyn, a su hija Rhianna y a su mejor amigo y ayudante, Rob Wilkins.

Las noticias de su muerte se conocieron a través de su cuenta oficial de Twitter en una serie de 'tuits' escritos al estilo de Discworld, escribiendo siempre la palabra "muerte" con mayúscula inicial.

"Al final, Sir Terry, deberemos caminar juntos". Ése fue el primer 'tuit'. A éste le siguió un segundo, en el que se podía leer: "Terry tomó el brazo de la Muerte y le siguió a través de las puertas hacia un negro desierto bajo la noche infinita".

En el tercer comentario se podía leer, simplemente, "El Fin".

Al autor, que vendió decenas de millones de libros en todo el mundo, le diagnosticaron en 2007 una atrofia cortical posterior, una enfermedad degenerativa.

No obstante, siguió escribiendo hasta acabar su último libro, una nueva novela de Discworld, en el verano de 2014, antes de sucumbir a la fase final de su enfermedad.

Pratchett se convirtió en un activista por la legalización de la muerte asistida, concediendo numerosas entrevistas y conferencias, siempre con su característico sombrero negro, en las que hablaba con sinceridad acerca de su muerte.

"Me gustaría morir en paz, con Thomas Tallis (sonando) en mi iPod antes de que la enfermedad me lleve, y espero que eso no sea dentro de mucho, porque si supiera que podría morir cuando quisiera, entonces cada día sería tan valioso como un millón de libras", dijo en 2010.

"Si supiera que podría morir, viviría. Mi vida, mi muerte, mi decisión", agregó.