AFTEROFFICE
DEPORTES

El Dnipro, un club de pocos títulos y mucha historia

Detrás del equipo que hoy busca el título de la Europa League se esconde uno de los baluartes del futbol: Valeri Lobanovsky, figura emblemática de la extinta URSS que llevó la ciencia al terreno de juego. 
Eduardo Bautista
26 mayo 2015 21:19 Última actualización 27 mayo 2015 5:0
Aficionados del Dnipro Dnipropetrovsk festejan que, por primera vez, su equipo esté en una final continental. (Tomada de FB)

Aficionados del Dnipro Dnipropetrovsk festejan que, por primera vez, su equipo esté en una final continental. (Tomada de FB)

Valeri Lobanovsky

Valeri Lobanovsky


Para muchos fue una sorpresa que el Dnipro Dnipropetrovsk llegara a la final de la Europa League. Un club ucraniano desconocido, con ningún título continental y con apenas tres subcampeonatos en su liga, no parece ser el rival que esté a la altura del Sevilla, el gran favorito para alzar la copa hoy en el Estadio Nacional Varsovia por segunda ocasión consecutiva.

Pero la historia guarda un as bajo la manga en favor de los ucranianos; una carta evocativa e histórica. En los anales de este club se esconde la figura más importante del futbol soviético y ucraniano: Valeri Lobanovsky (1939-2002), el hombre que llevó las matemáticas a la geometría de la cancha. Hoy, efigies de este personaje adornan las calles de Ucrania, tiene un museo propio y el estadio del Dínamo de Kiev lleva su nombre.

El primer club que entrenó Lobanovsky fue el Dnipro, en 1969. O mejor dicho, el Dniéper, porque el régimen soviético sólo permitía hablar ruso. Entonces era una escuadra desorganizada con tradición obrera que jugaba en la segunda división. Su patrocinador era la planta metalúrgica Petrovsky, una de las más importantes de la URSS. Pero ni así lograban despegar. Aquí es cuando Lobanosvsky llegó para cambiar el rumbo del equipo y del futbol soviético.

1
   

      

Valery Lobanovsky


A Lobanovsky se le suele asociar con el futbol científico.
Su formación como ingeniero en el Instituto Politécnico de Kiev lo hizo desarrollar una pasión por las matemáticas y la cibernética. “Sabía que el futbol primero se piensa y luego se juega”, refiere el periodista británico Jonathan Wilson en su libro Inverting The Pyramid. The History of Soccer Tactics.

En dos años –escribe Wilson– Lobanovsky reformó el plantel. Inculcó la férrea disciplina soviética (entrenamientos casi militares) y aplicó los cálculos científicos al juego. La tecnología avanzaba a pasos agigantados en la URSS, que iba ganando la carrera espacial a Estados Unidos.

El entonces joven entrenador –agrega– entendió que el secreto del futbol se halla en controlar los espacios, no la pelota; una de las bases de lo que después sería el futbol total de la escuela holandesa. Lo demás fue inercia: el Dnipro ascendió a la primera división y se colocó en los primeros lugares de la tabla. Y aunque nunca ganó un campeonato en la liga soviética, sí se formó una cantera importante que perdura hasta la actualidad, señala Wilson.

1
  

      

Lobanovsky


En el Dnipro, El Coronel (como le decían sus jugadores) comprendió que el futbol puede ser armado científicamente; siempre optó por el toque exacto y la jugada matemática, afirma el periodista. Esas teorías luego las aplicó en el que hoy es el mejor equipo ucraniano de la historia, el Dínamo de Kiev, del que fue entrenador 21 años en dos periodos (1974-1990 y 1997-2002).

Wilson cuenta que, en 1957, año del lanzamiento del Sputnik, Lobanovsky ganó su primer título como jugador. Cuando su maestro de cibernética lo quiso abrazar, se mostró reacio: “Jugamos mal; un trofeo se olvida en poco tiempo. ¿Cuál es su sueño como científico? ¿Su tesis, su doctorado?”. El maestro, desconcertado, contestó que lo que en verdad quería era hacer algo por la humanidad. Lobanovsky sonrió y dijo: “ahí tiene la respuesta; yo quiero hacer lo mismo, pero en el futbol”.
Hoy el Dnipro Dnipropetrovsk tiene la oportunidad de cumplirle su sueño: la trascendencia.


Andriy Shevchenko, uno de los mejores jugadores ucranianos de todos los tiempos, fue uno de sus últimos alumnos. Aquí un video sobre ello.