AFTEROFFICE
culturas

El diputado mexicano que busca enlistarse a Marte

Sabía que el boleto al planeta rojo era de ida, sin regreso. Aun así, se propuso como candidato. Lo rechazaron. No se da por vencido, Andrés Eloy Martínez se prepara para un segundo intento. El protocolo del programa le permite hacerlo.
Domingo Aguilar Mendiola
29 marzo 2015 21:47 Última actualización 30 marzo 2015 5:0
El legislador mexicano, de 51 años, no superó la entrevista con el médico en jefe del proyecto, el estadounidense Norbert Kraft. (Cortesía)

El legislador mexicano, de 51 años, no superó la entrevista con el médico en jefe del proyecto, el estadounidense Norbert Kraft. (Cortesía)

Un mexicano se alistó para viajar a Marte, en la misión Mars One. Un político, para ser precisos. Sabía que el boleto al planeta rojo era de ida, sin regreso. Aun así, se propuso como candidato. Lo rechazaron. No se da por vencido, Andrés Eloy Martínez se prepara para un segundo intento. El protocolo del programa le permite hacerlo.

“No fue una decisión fácil, pero la emoción por abrir una nueva guía de exploración en otro mundo, crear la primera colonia humana en otro planeta me genera una atracción muy fuerte y fue lo que pesó más”, relata el diputado del PRD por el distrito cuatro de Morelos y aficionado a la astronomía.

El legislador mexicano, de 51 años, no superó la entrevista con el médico en jefe del proyecto, el estadounidense Norbert Kraft, quien platicó en línea con otros 599 aspirantes para el vuelo que ha cautivado al mundo entero.

“Nos hicieron preguntas técnicas sobre Marte y preguntas sobre nuestra situación personal, además de otras de carácter psicológico para saber por qué queríamos ir”, cuenta Martínez. Esta prueba sucedió al envío de certificados médicos que fueron (escaneados y compartidos por Internet) que confirmaban un buen estado de salud.

A pesar de haber sido descartado en el penúltimo filtro, a finales de febrero, Eloy Martínez confirma que puede seguir intentando unirse a la expedición, pues asegura que los organizadores le ofrecieron la oportunidad de repetir la prueba en un par de meses a partir de su rechazo.

Tan cerca de Marte
Ray Bradbury
adelantó en sus fantasiosas Crónicas marcianas que la curiosidad humana lo haría navegar el espacio hasta conseguir un amarcianaje. “Los hombres de la Tierra llegaron a Marte. Llegaron porque tenían miedo o porque no lo tenían, porque eran felices o desdichados, porque se sentían como los Peregrinos, o porque no se sentían como los Peregrinos”, escribió el estadounidense que fantaseó con una primera tripulación establecida en 1999 en el mundo rojo.

El sueño literario está en vías de convertirse en realidad. Un grupo de terrícolas ha echado a andar Mars One, cuyo objetivo es la colonización. El plan para el establecimiento humano preveía que los primeros pasos en suelo marciano se dieran en 2024, sin embargo, se ha anunciado un retraso de dos años en la logística.

El proyecto, que se encuentra en la fase final de reclutamiento para el viaje espacial, tendrá un costo aproximado de seis mil millones de dólares y fue planeado por los holandeses Bas Landsorp, maestro en ingeniería mecánica, y Arno Wielders, maestro en física.

Pero el más sólido intento por llevar al hombre a Marte parece inspirarse también en George Orwell. Y es que la selección, entrenamiento, travesía, llegada y vida cotidiana de 24 personas en el planeta rojo iban a ser televisados como un reality show. Endemol, la misma productora del programa de televisión Big Brother, sería la encargada de la producción, pero decidió retirarse del proyecto. Sin embargo, Landsorp asegura que “otra compañía” se hará cargo mediante la grabación de todo el proceso, que ya no será un reality, sino un documental.

La empresa asegura que todo avanza de buena manera y que a pesar del retraso de dos años la gente seguirá confiando en su idea porque se están “firmando contratos con las compañías adecuadas”.