AFTEROFFICE
deportes

El día que nunca terminó en un Monterrey 'tigre'

El gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez 'El Bronco', se puso la camiseta y se dejó llevar por la pasión del club campeón al recibirlos en Monterrey.
Daniel Anguiano
14 diciembre 2015 23:4 Última actualización 14 diciembre 2015 23:4
La afición regiomontana festejó a los grande a los Tigres a su llegada a Monterrey. (Cuartoscuro)

La afición regiomontana festejó a los grande a los Tigres a su llegada a Monterrey. (Cuartoscuro)

Los Tigres lo volvieron a hacer, en el mismo estadio y contra el mismo equipo, pero 37 años después, al ganar el título del futbol mexicano a costa de los Pumas de la UNAM, lo que provocó que los hinchas felinos mantuvieran despierta a prácticamente toda la capital regiomontana al momento de celebrar la conquista ante la expectativa de la llegada de los nuevos campeones.

Los festejos se extendieron hasta casi las 6 de la mañana, puesto que el equipo arribó al Aeropuerto Internacional de Monterrey cerca de las cuatro horas, donde fueron recibidos por alrededor de 5 mil aficionados que no paraban de cantar y celebrar el título.

De ahí partieron directo a la Macroplaza, en caravana, escoltados por sus seguidores; mientras tanto, en la explanada todo estaba listo para el festejo.

1
   

   

El gobernador de Nuevo León se puso la camiseta y se dejó llevar por la pasión del club campeón. (Cuartoscuro)


FESTEJO BRONCO

Sin desaprovechar el momento, el gobernador del estado, Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, se sumó a la celebración al concluir la contienda, y portando atuendos de la UANL, repartió camisetas de “Tigres Campeón” de mano en mano a decenas de aficionados que se habían dado cita en la Macroplaza.

Después de esto, esperó al equipo campeón en uno de los templetes que sostenían las dos pantallas gigantes que su administración preparó desde la tarde del sábado y durante la mañana del domingo, como una cortesía para todos los aficionados que desearan ver el partido durante la noche y quedarse a la celebración posterior.

Cuando el equipo llegó a la explanada de la Macroplaza, frente al palacio de Gobierno, en donde estaban montadas la estructuras de difusión, El Bronco dio rienda suelta a su júbilo por el campeonato obtenido por el equipo del cual es fanático, tomándose fotos con jugadores y directivos, algunas de las cuales subió a su cuenta de Facebook.

“Arriba los Tigres, gracias a los Tigres estamos aquí y Dios los Bendiga, Tigres nos hace felices y los vamos a esperar a que regresen, y les vamos a dar la felicidad que ellos merecen. Yo hasta lloré. ¿Cuántos de ustedes lloraron? ¿Cuántos de ustedes están felices? ”, manifestó el Gobernador por medio de un micrófono ante la hinchada.