AFTEROFFICE
deportes

El Dalai Lama complica venta del AC Milan

El líder tibetano hizo una visita a Milán en octubre pasado, donde el alcalde le regaló la llave de la ciudad y lo nombró ciudadano honorario. Esto generó la ira de China que está bloqueando la transferencia de fondos del grupo inversor chino que quiere comprar al equipo italiano, propiedad de Silvio Berlusconi.
Bloomberg
14 febrero 2017 14:16 Última actualización 14 febrero 2017 14:33
La visita del Dalai Lama había “dañado seriamente los sentimientos del pueblo chino” y tendrán un “impacto negativo”. (AP)

La visita del Dalai Lama había “dañado seriamente los sentimientos del pueblo chino” y tendrán un “impacto negativo”, dijeron autoridades chinas. (AP)

Durante una gira europea en octubre, el Dalai Lama hizo una visita a Milán, donde el alcalde le regaló una llave de la ciudad y lo nombró ciudadano honorario. La embajada china en Roma no aprobó la cálida bienvenida dispensada al líder tibetano, a quien Beijing considera un separatista, declarando que la visita había “dañado seriamente los sentimientos del pueblo chino” y que tendría un “impacto negativo”.

Este resentimiento ha generado problemas para el grupo inversor chino que quiere comprar el equipo de futbol AC Milan al exprimer ministro italiano Silvio Berlusconi, según diversas fuentes familiarizadas con el asunto.

Las autoridades chinas, en general ansiosas por mantener las inversiones dentro del país y especialmente disgustadas por ver recalar una en Milán, están bloqueando la transferencia de fondos de Sino-Europe Sports Investment Management Changxing (SES) desde China para completar el acuerdo de 740 millones de euros (785 millones de dólares), según las fuentes.

Los asesores que representan tanto a SES como a Berlusconi han pedido a las autoridades chinas en Italia que liberen los fondos, según las fuentes que solicitaron no ser identificadas porque el tema es confidencial. Argumentan que la transacción no tiene nada que ver con la recepción al Dalai Lama y que Berlusconi nunca ha apoyado al alcalde de Milán.

Los chinos no fueron persuadidos. El país también ha redoblado sus esfuerzos para alentar la inversión dentro del país y fortalecer el yuan, lo que también ha perjudicado los planes de otros acuerdos internacionales.

SES declinó comentar al respecto, al igual que un portavoz de Fininvest, la empresa de inversión de Berlusconi. El ministro de Asuntos Exteriores de China y la embajada del país en Italia no respondieron a solicitudes de comentarios.

Anunciado en agosto, el acuerdo del AC Milan es una de las adquisiciones de más alto nivel en el futbol realizada por compañías chinas. También ha sido la más problemática y la más postergada. El grupo de inversión ha experimentado el cambio de varios miembros y en octubre Bloomberg News publicó que había aportado un informe bancario falso durante las negociaciones iniciales del acuerdo.

Incapaz de transferir el dinero fuera de China, el consorcio ha tenido que recurrir a cuentas con sede en las Islas Vírgenes Británicas para realizar en diciembre un segundo depósito al equipo de 100 millones de euros. La fecha límite para cerrar el acuerdo ha sido postergada de diciembre a marzo y SES planea pagar los 320 millones de euros restantes desde cuentas en el extranjero para evitar los controles de China. AC Milan ha convocado una reunión de accionistas para el 1 y 3 de marzo para completar la venta.

SES se ha comprometido a gastar millones de euros para devolver a Milán a la cumbre del futbol europeo. Como parte de su planteamiento ante inversores potenciales, el consorcio ha estado diciendo a sus socios potenciales que podrían ganar enormes retornos si el AC Milan termina por cotizar en una bolsa de valores china, donde las compañías se negocian con una prima respecto a los mercados occidentales.