AFTEROFFICE
reflector

Los restos de Chespirito son trasladados al Estadio Azteca para homenaje

El último adiós al comediante no ha tenido la concurrencia que amerita la figura que fue idolatrada en América Latina. Unos 15 mil admiradores, que no alcanzaron a llenar la parte baja de las gradas, se animan a hacer la ola. "Se ve, se siente, el Chavo está presente", gritan emocionados.
Ma. Refugio Melchor
30 noviembre 2014 12:53 Última actualización 30 noviembre 2014 13:35
En medio de un fuerte operativo, el cortejo fúnebre arribó al Estadio Azteca después de un recorrido desde la televisora en la que trabajó. (Alejandro Meléndez)

En medio de un fuerte operativo, el cortejo fúnebre arribó al Estadio Azteca después de un recorrido desde la televisora en la que trabajó. (Alejandro Meléndez)

El féretro con el cuerpo de Chespirito salió de las instalaciones de Televisa pasadas las 11:30 de la mañana con rumbo al Estadio Azteca. Cientos de personas se apostaron a lo largo del Periférico y puentes peatonales para ver pasar la grúa que traía el ataúd de don Roberto Gómez Bolaños, adornada con los colores de la vestimenta del Chapulín Colorado. Dos figuras acompañaban el féretro con sus dos personajes más famosos: el Chavo del 8 y el Chapulín.

Mientras tanto, en el Estadio Azteca, los dolientes llegan puntuales pero en sus rostros no había signos de tristeza, el ambiente era más bien festivo. El último adiós al comediante hasta ahorita no ha tenido la concurrencia que amerita la figura que fue idolatrada en América Latina. Unos 15 mil admiradores, que no alcanzaron a llenar la parte baja de las gradas, se animan a hacer la ola. “Se ve, se siente, el Chavo está presente”, gritaban emocionados.

En la cancha, un ejército de trabajadores armaba el escenario de la cancha. La sincronización fue asombrosa, las cuatro alfombras rojas, el domo central y dos gigantescos retratos de Roberto Gómez Bolaños en blanco y negro quedaron listos para iniciar la misa de cuerpo presente, que presidirá monseñor Diego Monroy.