AFTEROFFICE
deportes

El "Conejo" Pérez pierde la oportunidad de obtener su segundo título

Las circunstancias de la final de 1997 parecieron repetirse para el guardameta nacido en la Ciudad de México, pues llegó al último partido con ventaja de un gol sobre los Panzas Verdes que eran el rival a vencer.
Domingo Aguilar
19 mayo 2014 1:8 Última actualización 19 mayo 2014 5:0
Óscar Pérez, lleva 612 partidos a lo largo de 20 años en lo más alto del futbol mexicano. (AP)

Óscar Pérez, lleva 612 partidos a lo largo de 20 años en lo más alto del futbol mexicano. (AP)

Óscar el Conejo Pérez perdió la oportunidad de obtener su segundo título de primera división en 41 años de vida, pues el Pachuca cayó ante el León por marcador global de 4-3. El primer trofeo local que ganó Pérez fue en el torneo invernal de 1997, cuando el Cruz Azul consiguió su último título de liga contra la fiera en el Nou Camp.

El Conejo debutó en la temporada 1993-1994 y fue titular bajo los tres palos desde ese torneo donde se proclamó monarca del futbol nacional. Las circunstancias de la final de 1997 parecieron repetirse para el guardameta nacido en la Ciudad de México, pues llegó al último partido con ventaja de un gol sobre los Panzas Verdes que eran el rival a vencer.

Enrique Meza fue el entrenador que hizo que Pérez empezara a sumar minutos como jugador profesional y ahora juntos estuvieron a punto de conseguir en dos temporadas, lo que el estratega nunca pudo con Cruz Azul y lo que el conejo logró una vez en quince años con el equipo que le dio la oportunidad de defender el arco.

Óscar Pérez, quien lleva 612 partidos a lo largo de 20 años en lo más alto del futbol mexicano, puede presumir, además de su campeonato de liga local, una Copa Confederaciones, participaciones en Copas del Mundo, un subcampeonato en Copa América y Libertadores, dos Ligas de Campeones de la CONCACAF y el haber sido el único guardameta del mundo en atajarle dos penales en el mismo encuentro al portugués Luis Figo cuando militaba en el Real Madrid.

El hombre cuya experiencia en primera división casi iguala al promedio de edad del equipo donde juega, que es de 22.7 años, contribuyó con atajadas importantes durante toda la temporada para hacer que la institución hidalguense alcanzara el último partido del torneo.