AFTEROFFICE
culturas

El 'cochinito' está en su obra de arte

Existen formas de darla en prenda, con asesoría de expertos confiables. Sin embargo, el empeño de piezas de autor en México es una actividad que mantiene un crecimiento paulatino, pero aún no es una opción tan difundida.
Eduardo Bautista
29 marzo 2016 21:28 Última actualización 30 marzo 2016 5:0
Para el empeño se estudia una serie de elementos, como las características intrínsecas de la pieza. (Especial)

Para el empeño se estudia una serie de elementos, como las características intrínsecas de la pieza. (Especial)

El empeño de piezas de autor en México es una actividad que mantiene un crecimiento paulatino, pero aún no es una opción tan difundida entre quienes buscan solventar una deuda o salir de un apuro económico, asegura en entrevista Luis López Morton, propietario de Morton Casa de Subastas, el único espacio del país en donde es posible empeñar piezas de manera segura y transparente.

Esta alternativa a la venta de obras de arte es una solución poco socorrida debido, precisamente, a que no hay espacios para hacerlo de manera confiable.

Hasta hace unos meses, el Nacional Monte de Piedad ofrecía la opción de empeño artístico entre sus servicios, pero la retiró desde que se difundió en varios medios de comunicación la venta de esculturas falsas del artista Jorge Marín.

EMPEÑO TRADICIONAL
1.- Acuda a Morton para presentar su caso y aclare todas sus dudas.
2.- Lleve su pieza para que sea valuada por un equipo de expertos. Se le prestará hasta el 20% del valor de la obra. Puede empeñar más de una pieza o incluso colecciones.
3.- Morton le establecerá una tasa fija durante la vida del préstamo.
4.- Tendrá tres meses para liquidar y/o refrendar el préstamo.
5.- Una vez liquidado, recupere su obra.

“Por desgracia todavía no vemos que el empeño de arte sea un hábito entre las familias o los coleccionistas mexicanos”, admite Vivian Gorinstein, gerente del departamento de arte moderno y contemporáneo de Morton. Ella, junto con un equipo de expertos, es la encargada de valuar las obras y verificar su autenticidad. Antes de aceptar cualquier obra para empeño, explica la experta, se estudia una serie de elementos.

Primero, las características intrínsecas de la pieza, como la temática, la firma, la fecha o alguna acreditación importante. Luego viene el análisis económico: la colección a la que pertenece, el mercado del artista en otras casas de subastas y su historial de exhibiciones al público en galerías o museos.

PUENTE /ADELANTO DE SUBASTA
1.- Acuda a Morton para presentar su caso y aclare todas sus dudas.
2.- Deje su pieza y solicite en calidad de préstamo un adelanto por la venta de su obra. Se le prestará hasta el 20% del valor de ésta.
3.- Si su pieza logra ser vendida en subasta, con el importe de la venta se liquida el préstamo y, además, se le da una parte correspondiente llamada “demasía”. En caso de que la obra no se venda, el préstamo seguirá vigente hasta su liquidación.
4.- El contrato deberá estar al corriente para que la pieza pueda salir a subasta.


“Sólo entonces nos animamos a dar una propuesta de estimado de venta. Sobre este cálculo definimos el monto del préstamo o el adelanto. Cada caso se estudia de manera independiente, no tenemos reglas generales”, señala Gorinstein.

LOS AUTORES MÁS RECURRENTES 
Entre las obras que más ha recibido Morton desde 2012 se encuentran lienzos de Francisco Toledo, Sergio Hernández, Luis Nishizawa y Alejandro Santiago, comenta Giselle Beltrán, gerente del Departamento de Empeños.

“También hemos recibido piezas de José María Velasco y Diego Rivera, aunque en menor medida”, dice Gorinstein. Un empeño de este tipo, asegura, sí puede sacar a la gente de un gran problema económico.

“Para que este hábito crezca sólo necesitamos mayor difusión, que la gente sepa que existen otras opciones para salir de deudas”, considera.

Si el cliente quiere recuperar su obra, no debe preocuparse por ello, pues Morton ofrece un resguardo profesional y seguro, refiere Beltrán. Pero si ya no la quiere y necesita un adelanto, la casa se lo da, pone su pieza a subasta y, una vez vendida, le ofrece también una parte proporcional.

“Nos han llegado piezas de todo tipo, con valores desde 20 mil pesos o incluso menos. Hace tiempo prestamos 2.5 millones por una obra de Tamayo”, comenta Gorinstein.

La tasa de interés más baja de Morton es del 2 por ciento. Pero ésta puede variar según las condiciones de las piezas empeñadas, explica López Morton.

“Cambian según el caso. Hay personas que sólo quieren empeñar su obra por tres semanas porque necesitan un dinero rápido debido a que están en etapa de especulación por la posible venta de sus acciones. También tenemos clientes que empeñan la misma pieza de forma continua. Y no importa, les damos el dinero inmediatamente. Hay un servicio para cada necesidad”, agrega el empresario.

CONTRA LOS FALSOS
Las falsificaciones son un problema con el que la empresa debe lidiar. Gorinstein asegura que debe poner especial atención cuando le llegan obras de David Alfaro Siqueiros. “Cuando consideramos que la obra no reúne las características que consideramos importantes, la rechazamos; no necesariamente decidimos que es falsa. Esto nos pasa mucho con Diego Rivera y un poco menos con José Clemente Orozco”.