AFTEROFFICE
deportes

El clásico español: rivalidad cultural, histórica, regional

El Barcelona debe ganar, en pos de romper con los 85 años de hegemonía del Real Madrid. La rivalidad es regional, histórica, cultural, artística, hace que ambos clubes comiencen a ser una parte muy importante del futbol y de España misma.
Alain Arenas
31 marzo 2016 23:5 Última actualización 01 abril 2016 5:0
El clásico español va más allá de lo futbolístico. (Reuters)

El clásico español va más allá de lo futbolístico. (Reuters)

Era el comienzo de los 60. España se encontraba bajo la dictadura de Francisco Franco, quien utilizaba al Real Madrid para dar una buena imagen de su régimen, según publicó la BBC en julio de 2014. Los habitantes de la ciudad de Barcelona fueron obligados por el gobierno a hablar en español en las calles, por lo que sólo se escuchaba el catalán dentro del estadio Camp Nou, señaló Miguel Ángel Lara, miembro de la red de investigadores del deporte.

Coincidió que durante el franquismo la escuadra madridista ganó cinco Copas de Europa y 14 títulos de Liga. Los blaugranas conquistaron ocho campeonatos locales, pero ninguno de carácter internacional.

“El clásico español va más allá de lo futbolístico. La rivalidad es regional, histórica, cultural, artística, hace que ambos clubes comiencen a ser una parte muy importante del futbol y de España misma. La Guerra Civil española (conflicto previo al franquismo) le agregó otro tipo de personalidad al partido. No sólo juegan estos dos equipos, sino Cataluña contra el centro de España”, explicó Lara.

De ganar el encuentro de mañana, el Barcelona se acercaría nuevamente en el balance histórico, en el que marcha con 90 triunfos, 48 empates y 92 derrotas. El cuadro catalán no ha tenido la ventaja ante los merengues desde 1931, según información publicada por el diario As.

“La clave que tiene este Barcelona es el entendimiento entre sus jugadores. Su manera de pensar es su forma de jugar. Ayuda que haya buena convivencia en los vestuarios y esto se refleja dentro del campo. Pero aun con ello y la diferencia de puntos entre ambos equipos, no se puede subestimar al Madrid”, afirmó Gaizka Mendieta, ex jugador del Barcelona en la temporada 2002-03.

“Para el jugador, las horas se hacían largas previo al derbi. No importaba que tuviéramos otros partidos internacionales, se vive de manera especial por la repercusión misma de éste. No sólo se trata de jugar, sino de hacerlo correctamente. Teníamos la responsabilidad de que los aficionados se sintieran orgullosos de su región y de su equipo saliendo del estadio”.

De acuerdo al periódico español, previo a la temporada 2011-12 el encuentro que más ocasiones se había repetido (215) era el Athletic de Bilbao contra el Real Madrid. En la siguiente campaña, el enfrentamiento entre catalanes y madridistas superó al de los bilbaínos, por lo se le pudo denominar clásico español formalmente. La de mañana será la edición oficial 231.

El cuadro blaugrana acumula 39 partidos invicto. Su última derrota fue en octubre de 2015 ante el Sevilla, y la más reciente ante el Real Madrid en octubre de 2014. Christian Karembeau, jugador del cuadro blanco entre 1997 y 2000, comentó que no ve imposible que el Barcelona pierda ante su ex equipo.

“Es líder en la Liga, pero este es un partido especial, sobre el orgullo. El Real Madrid tiene que reaccionar y todos sabemos que no les será fácil, perodebe demostrar que puede con la responsabilidad”, compartió.