AFTEROFFICE
buena vida

El chile ancho también sirve para hacer licor

¿Se imagina una bebida elaborada a base de chile ancho? Sus creadores se enteraron, por casualidad, de que una familia poblana en la década de 1920 elaboraba artesanalmente este licor para degustar con amigos. Ellos llegaron a la receta de manera empírica y empezaron.
Rosario Reyes
07 julio 2015 21:49 Última actualización 08 julio 2015 5:0
Esta propuesta se encuentra en poco más de 200 puntos de venta. (Cortesía)

Esta propuesta se encuentra en poco más de 200 puntos de venta. (Cortesía)

Este es un licor único en el mundo, elaborado a base de chile ancho. Sus creadores, un grupo de jóvenes empresarios dedicados a la industria de las bebidas alcohólicas, se enteraron por casualidad de que una familia poblana en la década de 1920 elaboraba artesanalmente esta bebida para degustar con amigos y para que el patriarca de la familia tomara una copita antes de sus alimentos.

“Nos dimos a la tarea de investigar cómo se hacía, qué había detrás de este licor y llegamos a la receta de manera empírica y la replicamos y la trajimos al hoy en día”, cuenta Paulo Díaz, gerente de mercadotecnia de Ancho Reyes, un menjurje (así lo denominan) lanzado apenas a finales de 2014 con la idea de comercializarlo en México y dos estados de Estados Unidos.

Gracias a su aceptación pasó del plan original a venderse en un 80 por ciento del territorio nacional y un 70 por ciento en el país del norte, con planes de expansión en Reino Unido, Italia, Francia, Australia, Canadá, algunos países de Centroamérica y algunos países nórdicos como Suecia. “México es así, picoso, dulce, extrovertido”, dice el empresario acerca de su bebida, con un delicado sabor picante.

Su elaboración comienza desde la siembra en San Martín Texmelucan, Puebla, hasta el secado, la maceración del chile y el envasado en una pequeña fábrica ubicada entre los estados de México y Puebla.

“Cuando supimos de esta bebida, dijimos: ‘esto se tiene que compartir con el resto del mundo, porque es el licor más original de México’. Si bien el tequila ocupa un buen lugar y ha hecho gran labor a nivel internacional para posicionar a México en el tema de bebidas alcohólicas y el mezcal en los últimos años ha venido como digno representante de nuestro país, ¿qué hay más mexicano que el chile?”, explica Paulo Díaz.

La elaboración de Ancho Reyes comienza desde la siembra en enero, la cosecha en octubre y el posterior secado durante 15 días al aire libre y bajo el rayo del sol, antes de pasar a una maceración con alcohol de caña veracruzano en tanques de acero inoxidable durante seis meses, y su envasado, toma alrededor de año y medio. La receta, asegura uno de los emprendedores, se mantiene tal cual como se hacía en la década de 1920.

“Se puede tomar solo, mezclado, o como aperitivo o digestivo. Yo digo que inspira a la creación, para los chefs o mixólogos, les invita a crear; ya han hecho todo con otros licores, así que cuando llega una categoría única en el mundo, que es un licor de chile, la creatividad se expande. Puede mezclarse con jugos, soda, incluso con café o rompope; uno de mis favoritos se llama Gavilán, que es Ancho Reyes, jugo de toronja, jugo de limón, un poco de refresco de toronja y sal. En cuanto al maridaje, recomendamos la gastronomía mexicana; sin embargo, también va muy bien con mariscos, con postres, va muy bien con todo”, concluye Paulo Díaz.

Este menjurje se encuentra en poco más de 200 puntos de venta, en tiendas como Vinoteca, La Europea, Bodegas Alianza, La Castellana, La Naval, Vinos América, Botella Culinaria, Delirio de Mónica Patiño, Mundo Gourmet, Orígenes Orgánico, Café O, City Market y El Palacio de Hierro.