AFTEROFFICE
deportes

El Chelís se juega su última carta
con los Tiburones

“Llegar a Veracruz me cae en el mejor momento y en el mejor lugar. Tenía muchas ganas de regresar a la Primera División”, afirma el nuevo estratega del Veracruz, José Luis Sánchez Solá.
Francisco Arredondo
11 febrero 2014 21:46 Última actualización 12 febrero 2014 5:0
El Chelís es reconocido por haber llevado al Puebla a Primera División en 2007. (Archivo)

El Chelís es reconocido por haber llevado al Puebla a Primera División en 2007. (Archivo)

“Ésta es mi última carta que me juego como entrenador”, dijo del otro lado de la línea telefónica José Luis Sánchez Solá, nuevo estratega de los Tiburones Rojos de Veracruz, quien fue sacado de la televisión de paga para convertirse en ese revulsivo que ayude para que los Escualos puedan mantenerse en la Liga MX.

Sánchez Solá, mejor conocido como El Chelís, quien desde 2011 no dirigía en el Máximo Circuito cuando tuvo en sus manos a Estudiantes Tecos, señaló que esta oportunidad le llega en el momento justo y representa un reto que lo podría volver a poner en la vitrina del balompié nacional.

El Chelís, con ese hablar tan peculiar y folclórico, reveló que ya necesita volver a sentir las presiones que vive un entrenador, más cuando se trata de recomponer a un equipo que tiene como prioridad evitar el descenso en mayo próximo.

“Llegar a Veracruz me cae en el mejor momento y en el mejor lugar”, menciona el nacido en Puebla en enero de 1959, “tenía muchas ganas de regresar a la Primera División y este proyecto tiene muchas particularidades con cosas que ya hice y que me gusta hacer”.

Sánchez Solá, quien hizo su aparición en la élite del futbol mexicano en 2007 al conseguir el ascenso de la Franja del Puebla, reconoció que pese a estar involucrado directa e indirectamente con este negocio, pues además de su faceta de comentarista encabezó en el Ascenso a Correcaminos y tuvo un fugaz andar por Chivas USA de la MLS, necesitaba volver a dirigir.

“Ya después de haber probado esto lo necesitas, la verdad, créeme que voy aprovechar toda esta oportunidad, porque estoy seguro que los errores que pude haber cometido en el pasado, estoy convencido que ahora con Veracruz no los volveré a cometer”, advirtió el director técnico.
“Soy un entrenador al que costó mucho regresar a este circuito y que estoy consciente que me estoy jugando mi última carta, me estoy jugando el poco crédito deportivo que tenía y no puedo cometer ningún error”.

¿Y qué pasó con ese saldo deportivo que acumulaste?

- En un momento dado tuve mucho (crédito), porque se me dieron muchas cosas y dentro de lo que me quedó, todavía hay un presidente, el señor Fidel Kuri, que confía en mí.

José Luis Sánchez Solá entró en sustitución de Juan Antonio Luna, a quien las cosas le explotaron en la mano, tanto por los constantes problemas internos en el mismo plantel como por la carencia de resultados.

“Tengo que devolverle a estos jugadores la alegría y la ilusión por su profesión, creo que se trata de futbolistas que merecen ser vistos desde otra perspectiva y a quienes se les debe tender una mano para que el equipo cambie radicalmente desde ya”, comentó el estratega con ese hablar acelerado que lo caracteriza.

“Tenemos que ser un equipo que logre divertir a quienes vengan al estadio o nos vean por televisión, yo soy prisionero de mis palabras y no puedo hacer lo que siempre he criticado con equipos que juegan aburrido, mi equipo debe jugar alegre”.

Otro de los objetivos de Chelís es meter en la dinámica de trabajo al delantero Ángel Reyna, a quien se le señala como uno de los elementos que ha provocado el rompimiento dentro del equipo veracruzano. Soy un entrenador al que costó mucho regresar a este circuito y que estoy consciente que me estoy jugando mi última carta”


José Luis Sánchez Solá, nuevo entrenador del Veracruz, sabe
del reto que enfrenta tanto en lo personal como en lo profesional

"Tenemos que ser un equipo que logre divertir a quienes vengan al estadio o nos vean por televisión; no puedo hacer lo que siempre he criticado”, asegura el Chelís.