AFTEROFFICE
buena vida

El chef de los Castro revela cuáles son los mejores restaurantes de Cuba

Si eres de los que piensa que Cuba sólo tiene bonitas playas, pero que en cuestiones gastronómicas los cubanos no dan una, estás muy equivocado, el que fuera chef personal de Fidel Castro nos cuenta cuáles son los mejores restaurantes cubanos. 
Bloomberg
17 febrero 2017 15:2 Última actualización 18 febrero 2017 4:45
cuba

cuba

Todo el que planea un viaje a Cuba recibe el mismo consejo: te encantará el país, pero la comida es horrible. Entre la escasez de ingredientes, las restricciones a las importaciones y la falta de conectividad a internet que ayude a los viajeros a encontrar las joyas locales, el panorama culinario es razonablemente difícil de navegar. Pero al igual que todo lo demás en esta isla, el acceso al círculo íntimo del gobierno puede destapar los tesoros gastronómicos del país.

Con esto en mente, le pedimos a uno de los chefs privados de Fidel Castro, Iván Justo, que abriera su pequeña agenda de contactos de La Habana, donde los restaurantes son más abundantes y el lugar que los viajeros suelen visitar primero. Estos son los lugares, sugiere, que cambiarán la credibilidad culinaria de su ciudad natal de una vez por todas.

1
El Cocinero

 

El Cocinero

Hay que llamar con una semana de antelación para conseguir una reserva en este popular sitio del barrio Vedado porque suele estar excepcionalmente ocupado para los estándares de La Habana.

Las mesas están en la azotea abierta, donde el ambiente cambia gradualmente, de más despreocupado a ostentoso, a medida que avanza la noche. Visitarlo es unirse a una joven multitud de expatriados con dinero y sofisticados cubanos para degustar una langosta a la parrilla y cócteles (no hay menú, sólo hay que decirle al camarero lo que le gusta), luego diríjase al local de al lado, la Fábrica de Arte Cubano (F.A.C.), una antigua fábrica de aceite de cacahuete convertida en galería de arte contemporáneo que Justo frecuenta por su gama de prometedores artistas cubanos.

1
Casa Miglis

 

Casa Miglis

¿Un restaurante de inspiración sueca en el barrio del Centro de la Habana? Créalo. Este lugar pintado completamente de blanco a pocas cuadras del mar sirve platos de ambos países. Piense en las albóndigas suecas y el estofado de cordero cubano. Para beber, daiquiris fuertes y bien hechos, servido siempre con la sonrisa de jóvenes y guapos camareros.

1
La Guarida

  

La Guarida

El ambiente es auténticamente cubano: un comedor con candelabros en el tercer piso de una mansión en ruinas, con azulejos originales y sillas antiguas de estilos incompatibles. Solicite una mesa en la nueva terraza de la azotea, con vistas a toda la ciudad vieja, y pida el pollo asado. El clásico cubano se perfecciona con un chorro de miel, un ingrediente que es difícil de encontrar en este rincón del mundo.

1
El Chanchullero

 

El Chanchullero

A Justo le gusta este lugar, ubicado en una calle lateral de La Habana Vieja, por su mezcla única de ambiente de tugurio y comida de primera calidad.

No esperaría encontrar, por ejemplo, una ensalada de mariscos a la parrilla con sabor a cítricos o un estofado de pollo con un rico toque de mantequilla, en un espacio exótico sin aire acondicionado.

Pero la comida es lo suficientemente buena para garantizar colas habituales en la puerta. Reserve una mesa antes de las 7 p.m., cuando los lugareños comienzan a llenar el lugar de codo a codo, y se refrescan con bebidas de ron congelado y cócteles de frutas frescas.

1
El Floridita

 

El Floridita

No es necesario que Justo haga de guía para llegar a este icónico bar de la Habana Vieja, pero su aprobación vale la pena a la luz de lo turístico que se ha convertido el lugar. Probablemente ya sepa que era el bar favorito de Hemingway. Haga la peregrinación y encontrará daiquiris de grifo, una banda completa de rumba, y un montón de aficionados a la salsa que se dejan la piel en la pista de baile.

1
Café de los Artistas


Café de los Artistas

Hay tres cosas que puede esperar de este restaurante de La Habana Vieja: café fuerte, bebidas más fuertes y una multitud de artistas apasionados con un pobre control del volumen. Vaya directamente a la parte más tranquila, y a la vez selvática, del comedor al aire libre (cubierto de extremo a extremo con plantas y palmeras). Todo lo que necesita es una orden de croquetas de jamón y queso y un Cuba Libre para que sea el oasis urbano perfecto.

1
O’Reilly 304

 

O’Reilly 304

En una ciudad famosa por la falta de productos frescos, este espacio de dos niveles y paredes de ladrillo tiene increíbles jugos naturales y cócteles, todos servidos en copas altas con altísimas decoraciones. Reserve con antelación para asegurarse de que estarán abiertos. El restaurante tiene horas de apertura extrañas.

1
Iván Chefs Justo

 

Iván Chefs Justo

El restaurante de Justo en La Habana Vieja demuestra que Fidel sabía cómo escoger a su personal. Hace la mejor paella de la isla. Arroz con azafrán perfectamente cocinado y lleno de marisco local, y servido en un comedor de tonalidades brillantes y desbordante de flores y plantas.

Es igual de bueno su local anexo, Al Carbón, menos formal y donde el cerdo es el rey. El lechón ahumado se lleva la mayor parte de los elogios. Además, los dos restaurantes tienen la lista de vinos más amplia de toda La Habana. (Llame con una semana de antelación para reservar, independientemente del restaurante que elija).

1
Sloppy Joe’s

 

Sloppy Joe’s

No se deje engañar por el nombre americano y la decoración de estilo cantina: este restaurante de La Habana Vieja es tan cubano como cualquiera. Las paredes están llenas de fotos antiguas de La Habana en la década de 1930, los sándwiches cubanos están llenos de sabrosa carne asada. Pida uno de los mojitos exclusivos del bar, que se elaboran con el ron de 11 años. Durante los años 40 y 50, era un imán para las celebridades americanas, así como para los turistas que deseaban mezclarse con ellos.

Vale la pena señalar que en Cuba sigue habiendo escasez de alimentos, y aunque el turismo es crucial para la economía del país, los visitantes de la isla absorben una gran parte de los ingredientes locales, dejando a algunos cubanos poco que comprar. El Programa Mundial de Alimentos (WFP por sus siglas en inglés) es una de las organizaciones que está haciendo un trabajo increíble para abordar el tema de los alimentos en Cuba.