AFTEROFFICE
culturas

El cabaret Barba Azul se viste de teatro

Templo del baile y las ficheras desde 1950, el Barba Azul es ahora también un lugar para el teatro. Pero nada se ha alterado para albergar la obra de la compañía Puño de Tierra en este lugar, cuyos muros exaltan la voluptuosidad femenina.
Rosario Reyes
03 abril 2017 22:14 Última actualización 04 abril 2017 5:0
Barba Azul. (Cortesía)

Barba Azul. (Cortesía)

Templo del baile y las ficheras desde 1950, el Barba Azul es ahora también un lugar para el teatro. Pero nada se ha alterado para la albergar la obra de la compañía Puño de Tierra en este lugar, cuyos muros exaltan la voluptuosidad femenina.

Las fotografías de las ficheras que han reinado en esta pista, rodeada de llamas murales, las esculturas de desnudos en resina brillante y las cortinas de rafia que ambientan el espacio se integran naturalmente a la puesta en escena de Infierno Barba Azul, la pieza que se presenta aquí desde hace dos semanas.

“El protagonista de la fábula de terror de Charles Perrault, Barba Azul, no sólo le da nombre a este lugar, sino que también inspira su decoración”, comenta Fernando Bonilla, director del montaje. El cuento al que se refiere está inspirado en leyendas populares de la Francia del siglo XV y narra la historia de un hombre que asesinaba a sus esposas y conservaba los cadáveres en su casa.

ACUDA
¿Qué? Infierno Barba Azul
¿Dónde? Bar Barba Azul. Gutiérrez Nájera 291, Obrera
¿Cuándo? Jueves, 20:00 horas
Localidad: Entrada libre

La creación colectiva de Puño de Tierra es definida con ironía por Bonilla como una pieza “transgénero”, que parte de un análisis de la violencia cotidiana contra las mujeres. La compañía trabajó durante varios años en la escritura de la obra, a través de un taller a cargo del dramaturgo español Borja Cortés.

Cuando el trabajo quedó concluido, los teatreros acudieron al Barba Azul -donde en 2015 habían presentado una obra de repertorio: Masiosare, un extraño enemigo-, para escenificar la trama en la que tres mujeres son asesinadas al interior de un bar y un investigador debe aclarar lo sucedido.

Fue así como el recinto y el personaje de Perrault se incorporaron a la puesta, cuenta Bonilla.

“Las protagonistas podrían ser las ficheras del Barba Azul, son tres víctimas de feminicidio, que es el extremo más ostensible del machismo”, puntualiza.

El escenario se ubica en la parte superior del cabaret, de modo que la dinámica del baile y de la fiesta permanece inalterada para los parroquianos. Las funciones tienen lugar los jueves, a la hora de apertura del lugar, con la intención de que los asistentes habituales formen parte del público.

La fiereza de algunos versos de poemas de Charles Baudelaire y Michel Houllebecq se integran al texto de la obra, un montaje multimedia que exhibe al machismo como el origen de la violencia.

“Las tres mujeres habitan la Ciudad de México en el tiempo actual, pero parecería que están muy alejadas por circunstancias económicas, culturales y condiciones de vida. Por otro lado, Barba Azul es una figura que habita en varios sectores de la sociedad, incluso en nosotros mismos”, considera Bonilla.“No es nuestro objetivo adoctrinar o dar una respuesta, sino tratar de que la audiencia se refleje en esos personajes”.