AFTEROFFICE
deportes

El basquetbol mexicano sueña con Río 2016, a pesar de todo

México tiene la oportunidad de romper la condena iniciada en Montreal 1976 si realiza un buen papel en el Campeonato FIBA Américas de 2015, el cual arranca hoy en el Palacio de los Deportes y concluye el 12 de septiembre.
México está en el Grupo A. Deberá enfrentar a República Dominicana, Brasil, Panamá y Uruguay. (Cuartoscuro)

México está en el Grupo A. Deberá enfrentar a República Dominicana, Brasil, Panamá y Uruguay. (Cuartoscuro)

La falta de continuidad necesaria para formar generaciones doradas y la ausencia de estilos de juego propios, principalmente, son los porqués no ha clasificado a unos Juegos Olímpicos desde hace casi 40 años la Selección mexicana de Basquetbol, asegura el entrenador Evencio Flores. Sin embargo, México tiene la oportunidad de romper la condena iniciada en Montreal 1976 si realiza un buen papel en el Campeonato FIBA Américas de 2015, el cual arranca hoy en el Palacio de los Deportes y concluye el 12 de septiembre.

A juicio del también presidente de los Entrenadores de Basquetbol de México, la situación de la disciplina a nivel nacional es lamentable. Dice que ninguna de las autoridades ha asumido la responsabilidad plena de las Selecciones, ni la Federación Mexicana de Basquetbol, ni la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), ni la Asociación Deportiva Mexicana de Basquetbol. Por eso, afirma, el combinado nacional es tan volátil: unas veces triunfa con elegancia, como en el Centrobasket 2014, y otras fracasa estrepitosamente, como en los pasados Juegos Panamericanos Toronto 2015, competencia a la que sólo acudió con sólo nueve jugadores.

“Nuestra Federación perdió el control de las Selecciones desde 1995. Las escuadras no han tenido continuidad. No se pone atención a las bases, a los jóvenes. Lo que necesitamos es un seguimiento disciplinado de los jugadores. En países como España los entrenadores duran ciclos completos”, señala Flores.

Pero en México la situación es muy distinta. El actual coach, el español Sergio Valdeolmillos, ha dirigido al combinado en dos etapas. La primera de ellas comenzó en 2011 y concluyó en 2014 por una decisión conjunta de las autoridades deportivas del país. Semanas antes de ser cesado, el granadino había hecho fuertes declaraciones contra la Conade y la Federación: “Competimos de la forma más seria que pudimos. Estamos solos en una travesía en el desierto. El equipo ni siquiera ha recibido una llamada de enhorabuena”. La segunda etapa comenzó en junio y tiene como objetivo avanzar a los Juegos Olímpicos.

“Nadie le ha dado continuidad a Valdeolmillos, quien prácticamente ha hecho milagros con lo que tiene. Él y sus jugadores están conscientes de ello. Tenemos un coach bastante capaz que ha sabido manejar la tensión. Lo que tiene Sergio en las manos es una olla exprés que puede explotar en cualquier momento”, considera Flores.

México está en el Grupo A. Deberá enfrentar a República Dominicana, Brasil, Panamá y Uruguay. Estados Unidos no participará, por lo que el equipo nacional tendrá mayores oportunidades de clasificar a Río 2016. Pero Flores asegura que no se deben confiar, ya que, dice, los canadienses y los dominicanos vienen con más fuerza que nunca. Para él, el primer partido es el más importante porque es donde se construye el cuerpo anímico del equipo.

Dice Flores que Juan Anderson será clave para el desempeño de la Selección mexicana. Se trata de un jugador con un estilo muy distinto al de los demás que ha adquirido mucha experiencia en la Marquette University de Milwaukee, en Wisconsin, Estados Unidos. Si se adapta a la estrategia de Valdeolmillos podría llevar al país al triunfo, considera el experto.

“Pese a todo, México tiene la capacidad de ganar el Preolímpico. Pero no perdamos de vista que, suceda lo que suceda, en los últimos 20 años sólo ha habido retrocesos en el basquetbol nacional. No podemos pedir que cambien las cosas en un torneo. Se necesitarán, cuando menos, dos ciclos olímpicos para mejorar el nivel. Ahora nos debemos enfocar en los jugadores de 15 años. Lo que tenemos ahora ya no lo vamos a transformar”, concluye Flores.