AFTEROFFICE
culturas

El auge latino en las cadenas de TV en EU

No es extraño que las grandes televisoras estadounidenses apuesten cada vez más a este mercado. Se estima que este año el 48% de los hogares mexicanos estarán suscritos en algún servicio de paga, según datos de la LAMAC (Latin American Multi channel Advertising Council).
Myrna I. Martínez
21 junio 2015 20:47 Última actualización 22 junio 2015 5:0
Aunque en Fox las producciones originales representan una mínima parte de su programación, una de sus series más exitosas ha sido la colombiana "Cumbia Ninja". (Cortesía)

Aunque en Fox las producciones originales representan una mínima parte, una de sus series más exitosas ha sido la colombiana "Cumbia Ninja". (Cortesía)

Historias de narcotraficantes, documentales de héroes o villanos nacionales, ficciones provocadoras y los temas de naturaleza son algunos de los que más gustan en la televisión de paga, que cada año aumenta la oferta de contenidos producidos exclusivamente para Latinoamérica.

No es extraño que las grandes televisoras estadounidenses apuesten cada vez más a este mercado. Se estima que este año el 48% de los hogares mexicanos estarán suscritos en algún servicio de paga, según datos de la LAMAC (Latin American Multi channel Advertising Council).

Discovery Channel fue una de los primeras cadenas en lanzar su versión latinoamericana en 1994. Allan Navarrete, director general para México, Centroamérica y US Hispanic, confirma que cada año aumenta en todos sus canales la oferta dedicada a México.

“Entre el año pasado y éste se han realizado ocho series relacionadas con México, cuatro filmadas totalmente aquí y episodios de cuatro series internacionales. Recién se estrenó con éxito el episodio de Bear Grylls en Chiapas, y será vista en todo el mundo”, explica Navarrete.

Los programas de Discovery con mayor rating en el país han sido El asesinato de Pancho Villa: la conspiración; 5 de mayo. Un día de gloria, el especial dedicado a la Virgen de Guadalupe, Mexicánico y, sobre todo, La leyenda del Chapo, que tuvo un alcance de 1.99 puntos de rating el año pasado; la cifra se toma en cuenta únicamente en pantallas de cobro.

En un país donde las películas históricas han sido un fracaso de taquilla, nada más hay que recordar las de Hidalgo, Morelos y Zapata, los docudramas históricos y documentales de Discovery han sido hasta Trending Topic en Twitter y primer lugar de audiencia.

“Nosotros no damos nuestra opinión, nos basamos en historiadores y expertos en cada materia, y esa objetividad es la que nos hace atractivos. Para 5 de mayo reconstruimos la batalla a la misma hora y en el mismo lugar donde sucedió y tuvimos asesores del Ejército para reafirmar los hechos y el vestuario. Cuidamos cada detalle”, explica el también vicepresidente ejecutivo.

El documentalista Emilio Maillé, quien dirigió El asesinato de Pancho Villa, actualmente trabaja en un docudrama sobre Porfirio Díaz a 100 años de su muerte. Este especial es producido por Patricia Arriaga y cuenta con las actuaciones de Héctor y Sergio Bonilla y Patricia Reyes Spíndola.

También los programas de producción internacional para Animal Planet dedicados a la flora y fauna y destinos del país han sido de los más exitosos de toda su cartelera, entre ellos el basado a la mariposa monarca, el cual fue filmado con pequeñas cámaras voladoras.
El caso de los contenidos de History Channel es similar. Desde hace 15 años ha creado una ventana a la historia mundial y local.

Latinoamérica ha incorporado sus estilos y códigos de una forma muy natural. Hoy podemos ver más diferencias de gustos entre el público mexicano y el brasileño, o entre el colombiano y el argentino, que diferencias con Estados Unidos”, explica Miguel Brailovsky, manager general de History.

“Todos nuestros países tienen sus raíces locales bien diferentes entre sí, pero a la vez todos comparten cierta apertura y familiaridad con el producto televisivo norteamericano”, cuenta.

Brailovsky asegura que la producción local es importante a la hora de establecer una conexión emocional con un público determinado, por lo que muchos de sus contenidos están enfocados a la historia de cada país. Actualmente dedican entre el 10 y 15 por ciento de su programación total a Latinoamérica.

“Este año History se ha enfocado en especiales que concentren picos de atención, como Brujos del Poder, que toca la controversial relación entre líderes políticos y el espiritismo, y Oro Rojo, que relata la obsesión por este metal desde Moctezuma hasta la leyenda de El Dorado”, dice el directivo, quien agrega que los mexicanos tienen una particular atracción por los temas religiosos.

No sólo los canales de corte histórico gustan en la región, también la ficción ha logrado introducirse con éxito en series producidas por Fox y HBO.

Aunque en Fox las producciones originales representan una mínima parte de su programación, sólo realizan tres al año, una de sus series más exitosas ha sido la colombiana Cumbia Ninja, que mezcla música y fantasía con una historia de pandillas.

“Cuando comenzamos hace ocho años con Tiempo Final, lo hicimos con unos estándares de calidad similares a los de Hollywood. Ese era el gran desafío”, platica Jorge Stamadianos, responsable de Desarrollo de Fox International Channels Latin America.

“El público nos pide que vayamos a donde ninguno ha ido con propuestas muy diferentes, como en el caso de Sitiados, una superproducción con una recreación de época que nunca antes se habían visto en Latinoamérica”, agrega.

HBO, desde el estreno de Epitafios en 2004, fue uno de los pioneros en crear series latinas con formato de cine y temáticas transgresoras. Según platica Jorge Tijerina, gerente de producción de HBO México, la clave fue buscar en cada país a los productores que les ofrecieran productos de calidad.

En México se han realizado las series Capadocia en 2008, producida por Argos, y Sr. Ávila, estrenada en 2013 y producida por Lemon Films.
“Trabajamos con productores con experiencia que cumplen con nuestras necesidades de innovación, con proyectos provocadores. No tenemos una directriz, sobre lo que tenemos que hacer, sino la serie tiene que tener un valor único y novedoso”, explica Tijerina.

La televisión de paga ya llega a casi ocho millones de hogares en el país; todos, hasta Televisa, quieren estar ahí.