AFTEROFFICE
CULTURAS

Edith Piaf era la reina de
la palabra: María Katzarava

La soprano mexicana afirmó que la reina de la 'chanson française' es uno de sus grandes ejemplos artísticos por la capacidad que tenía para expresar sentimientos a través de la palabra y con ésta transmitir emociones más allá de la melodía o la música”.
Redacción
07 agosto 2017 22:42 Última actualización 08 agosto 2017 5:0
María Katzarava

Edith Piaf era la reina de la parola, aseguró la soprano mexicana María Katzarava.(Especial)

Edith Piaf es una artista del decir. Porque al cantar, la palabra, por sí misma, expresa lo que muchas veces la música no alcanza a decir. Bajo esa premisa, la soprano mexicana María Katzarava ofrecerá cuatro conciertos en el Lunario del Auditorio Nacional del jueves al domingo próximos, días en los que rendirá su voz, cuerpo y alma ante la gran cantante francesa del siglo XX.

En entrevista con Mauricio Mejía, dentro del programa Espresso Doble en El Financiero-Bloomberg TV, Katzarava aseguró que el repertorio estará conformado por las clásicas piezas de Edith Piaf, pero con arreglos completamente nuevos que transitan entre el jazz y la chanson française.

“Cantaré con un cuarteto de jazz catalán. Todas las versiones de las canciones serán totalmente nuevas. Es un proyecto que venía cocinando desde hace 12 años, pero no sabía cómo convertir este sueño en realidad. Desde pequeña me gustaba Edith Piaf; la escuchaban mis padres. Su vida trágica y melancólica tocó mi corazón desde muy temprano”, comenta.

A los 12 años decidió convertirse en cantante profesional. Comenzó imitando a Ana Torroja, la vocalista de Mecano. No le gustaba la ópera, pero cuando se percató de que su voz era un instrumento poderoso que podía moldear a su gusto, su idea cambió rotundamente. “Nunca he perdido la gracia de impresionarme”, afirma.

Desde pequeña me encantaba Edith Piaf, la escuchaban mis padres. Su vida trágica y melancólica tocó mi corazón desde muy temprano


“Cantar es un punto de concentración máxima; es como meditar. De niña mi madre me obligaba a la meditación. Ahora lo agradezco. Lo dejé mucho tiempo, pero he regresado a la meditación budista. Cuando canto estoy conmigo misma, pero también estoy consciente del momento”, comparte.

Katzarava también destacó la “musicalidad” que tiene el idioma francés y dijo que Edith Piaf es uno de sus grandes ejemplos artísticos por la capacidad que tenía para expresar sentimientos a través de la palabra.

“Ella era la reina de la parola. Sabía decir las cosas. Pocas cantantes pueden transmitir tantas emociones con el lenguaje más allá de la melodía o la música”.